El gobierno catalán, que ha utilizado la crisis del virus del PCCh (Partido Comunista Chino) para impulsar su agenda separatista, tuvo que admitir el 15 de abril unas 3242 muertes que no habían registrado.

Esto sucedió debido a que no se estaban contando todos los fallecidos, únicamente se llevaba registro de quienes morían en los hospitales, de esta forma, la semana pasada se decidió empezar a contar el número de personas que acaecían en sus domicilios, centros sociosanitarios y residencias.

Con estas nuevas 3242 muertes nuevas registradas en un solo día, el fatídico registro en Cataluña pasó de 3855 muertes a 7097, aumentando un 46% de un día para el otro. Entre estas muertes se registraron 1810 decesos en residencias, 62 en centros sanitarios sociales y 452 en domicilios particulares. Evidentemente, las residencias para ancianos están tomando un duro golpe que no estaba siendo informado por el gobierno mentiroso y manipulador de Quim Torra.

La Conselleria de Salud catalana ha culminado el proceso de ampliación de datos que, hasta entonces, se hacía exclusivamente sobre las funerarias de los hospitales, sin embargo, ahora se le suman como ya se mencionó otros ámbitos y aspectos distintos que permiten dar una mejor perspectiva de como van las cosas en la autonomía. Esto es de suma importancia, ya que podrá mostrar el espectro completo y de esta forma fomentar la creación de nuevas medidas que puedan mejorar la situación de la comunidad autónoma.

Torra ahora quiere empezar a abrir de nuevo la economía de Cataluña, desesperado por el crash económico que se profundizó con su decisión de aislarse del resto de España cuando empezó el brote de virus del PCCh.

En una desafiante decisión que puso en riesgo la unidad española, la Generalitat cerró unilateralmente las fronteras catalanas y aseguró que serían los Mozos de Escuadra, policía local, la que se encargaría de aplicar el distanciamiento social y que sería su gobierno el que informara de los números oficiales.

Torra se ha pronunciado a favor de volver a las negociaciones con el presidente Sánchez. Cataluña vivió marzo y abril como una provincia independiente y los resultados fueron catastróficos, aunque el gobernador se justificó:

“Es que tenemos presos políticos, es que tenemos gente en el exilio. Es que este país está pendiente de la decisión del derecho a la autodeterminación… Que estemos ahora centrados en la gestión de la pandemia no quiere decir que hayamos renunciado a ninguna de las reinvidicaciones”

Fuente: DerechaDiario

Le puede interesar: La estrategia del régimen chino para liderar la economía mundial en medio de la pandemia