Redacción BLesEl régimen autoritario de Irán sigue desafiando abiertamente las sanciones impuestas por la comunidad internacional liderada por Estados Unidos, al aumentar en un 40% las ventas de petróleo al régimen comunista chino durante el 2021.

De acuerdo con el informe del grupo de vigilancia que sigue a los petroleros ilegales iraníes, United Against Nuclear Iran (UANI), las restricciones no solo no se cumplieron, sino que las exportaciones de petróleo aumentaron en  123 millones de barriles, señaló The Washington Free Beacon del 7 de enero. 

El Partido Comunista de China (PCCh) fue el mayor consumidor del petróleo vendido ilegalmente, adquiriendo 310 de los casi 418 millones de barriles enviados por el régimen iraní al exterior. 

Los otros 108 millones de barriles fueron negociados con los regímenes de Emiratos Árabes Unidos, Siria, Venezuela y Rusia.

Para entregar cientos de millones de barriles de petróleo, el régimen iraní utiliza una flota de buques petroleros de banderas extranjeras, que apagan ilegalmente sus dispositivos de seguimiento a bordo, desapareciendo así para los radares.

De acuerdo con los analistas, los millones de dólares obtenidos afianzan al régimen iraní acusado de financiar el terrorismo regional y a las milicias de grupos violentos como Hamás, Hezbolá y los rebeldes Houthi en Yemen.

En esta situación las críticas se vuelcan contra la aparente debilidad e inacción de la administración Biden, que no aplica el rigor necesario para obligar a Irán a cumplir las sanciones.

“El aumento del 40% en las exportaciones de petróleo de Irán es el resultado de la negativa de la administración Biden a aplicar las sanciones”, manifestó Claire Jungman, jefa de personal de UANI, al Washington Free Beacon. 

Y agregó: “Esta falta de aplicación es una forma de alivio de las sanciones y ha conducido a una mejora de la situación económica de Irán y ha disminuido la influencia y la credibilidad de Estados Unidos durante las negociaciones”.

Asimismo, propuso una alternativa de control: “Para empezar debería sancionar a los buques individuales que transportan petróleo iraní”.

Por otro lado, para un diplomático de alto nivel la estrategia de Irán consistiría en ganar tiempo: “Sin duda, Irán está ganando tiempo y, mientras tanto, continuará mejorando su programa nuclear para ganar influencia política”, según dijo a Politico bajo la condición de anonimato

El diplomático también advirtió que Irán podría aventurarse a plantear exigencias más ambiciosas a Estados Unidos.

“Lo más probable es que Irán solo vuelva a la mesa en Viena si Occidente hace un gesto de buena voluntad o hace ciertas concesiones a Irán”, dijo el diplomático.

Estas gigantescas infracciones ocurren en un contexto en el que desde hace dos meses se reiniciaron las negociaciones de la comisión del Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA) en Viena a la que asisten representantes de Irán, China, Francia, Alemania, Rusia y Reino Unido.

La JCPOA es la encargada de negociar el acuerdo internacional sobre el programa nuclear de Irán, establecido en Viena en el 2015 entre Irán, los países mencionados y la Unión Europea. 

Por otro lado, Irán también sigue violando la prohibición de continuar enriqueciendo uranio, con lo que amplía y desarrolla sus capacidades nucleares, llegando a enriquecer uranio al 60%, aproximándose así al nivel de pureza necesario para producir armas nucleares. 

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.