El parlamento ruso ha puesto sobre la mesa una reforma en las leyes sobre abusos a menores de edad a raíz del brutal asesinato de la niña Veronika Nikolayeva, de cinco años, un caso ocurrido esta semana y que ha conmocionado al país.

La menor, que se encontraba jugando cerca del lugar del trabajo de su madre en la ciudad rusa de Kostroma, fue secuestrada por un pedófilo reincidente y su amante, que posteriormente abusaron sexualmente de la niña y la apuñalaron hasta la muerte, según fuentes policiales.

Algunos medios de comunicación han difundido las imágenes tomadas por una cámara de seguridad del momento del secuestro. El cuerpo de la pequeña fue localizado más tarde en una bolsa de lona cuando los sospechosos, de 44 y 24 años, planeaban deshacerse de él.

Para el presidente de la Duma, Vyacheslav Volodin, un aliado próximo a Vladimir Putin, la “terrible tragedia” de la pequeña Veronika ha puesto de manifiesto la urgencia de endurecer las leyes en este ámbito. “Uno de los detenidos resultó ser un pedófilo que había sido condenado”, resaltó Volodin, que ha calificado que “no pueden ser llamados humanos”.

Por este motivo, se ha propuesto hacer “todo lo posible para que en enero se apruebe la ley de cadena perpetua para pedófilos”.

Además, también se ha mostrado partidario de las peticiones de medidas más duras contra los condenados por estos delitos, como cumplir su pena en el Ártico o en las minas. “Deberían pasar por el trabajo más duro, para que recuerden todos los días los crímenes que cometieron y se arrepientan”, ha aseverado Volodin.

También el diputado Alexander Khinstein, del principal partido pro-Putin Rusia Unida, ha considerado “necesaria” la aprobación “lo antes posible” de este proyecto de ley para violadores pedófilos.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.