Redacción BLes –A partir del 1 de febrero, Rusia asumirá la presidencia del consejo de seguridad de la ONU basados en el protocolo estándar que rota la presidencia cada 30 días siguiendo el sistema alfabético.

En medio de la tensión creada entre Rusia, Ucrania y los miembros de la OTAN, notablemente Estados Unidos, por la supuesta inminente invasión rusa a Ucrania, el gobierno de Putin estará a cargo de uno de los órganos más poderosos a nivel internacional de la ONU.

El consejo de seguridad es responsable de la toma de decisiones que afectan a la seguridad internacional y tiene poderes que incluyen la capacidad de autorizar o vetar acciones militares entre sus miembros.

El organismo tiene 15 estados miembros de los cuales cinco son permanentes y diez elegidos cada periodo. China, Rusia, Estados Unidos, Francia y el Reino Unido son los miembros permanentes.

Noruega que tiene actualmente la presidencia del Consejo y que es miembro de la OTAN, criticó al gobierno de Putin por movilizar su ejército a la frontera con Ucrania, diciendo que hacerlo muestra un ‘signo de debilidad’ del Kremlin que tiene que usar su ejército para mostrar sus posturas políticas.

Si bien la designación de Rusia es el resultado de un protocolo estándar, el anuncio llega en un momento de suma incertidumbre.

La administración Biden respondió por escrito hoy al gobierno ruso que había demandado durante una reunión en Ginebra la semana pasada, que no permitieran a Ucrania ni a ningún otro país de la ex Unión Soviética unirse a la OTAN y que las tropas de la OTAN se retiraran de las cercanías de la frontera rusa.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov dijo según Fox News que la respuesta de Estados Unidos ‘dejó poco lugar para el optimismo’ pero que ‘siempre hay perspectivas de continuar el diálogo, en interés nuestro y de los americanos’.

El ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, también comentó que la respuesta estadounidense podría conducir al “inicio de una conversación seria sobre cuestiones secundarias”, aunque afirmó que el documento no contiene “ninguna respuesta positiva” sobre las principales demandas de seguridad de Rusia.

Lavrov también dijo que basados en la respuesta de Estados Unidos el Kremlin decidirá qué pasos seguirá, aunque desde el gobierno de Putin hasta ahora nunca se ha mencionado una invasión de Ucrania y ha justificado su presencia militar en la frontera meramente como una acción defensiva.

Por su lado, el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, dio a entender este jueves que Rusia seguiría la “vía diplomática” durante las próximas dos semanas luego de las conversaciones mantenidas en París entre funcionarios de Moscú, Ucrania, Francia y Alemania.

“Nada ha cambiado, esta es la mala noticia”, dijo Kuleba según Reuters, y agregó que “desafortunadamente, la mayor demanda que tiene Rusia es que Ucrania se involucre directamente en las conversaciones con los proxies rusos en Donetsk y Luhansk en lugar de negociar con Rusia. Esto no sucederá, es una cuestión de principios”.

Pero la “buena noticia es que los partes han acordado reunirse en Berlín dentro de dos semanas, lo que significa que es probable que Rusia siga en la vía diplomática durante las próximas dos semanas”, dijo Kuleba.

El consejo de seguridad de la ONU ha sido criticado reiteradamente por colocar en su presidencia o entre sus miembros a gobiernos o regímenes que violan brutalmente los derechos humanos de sus propios ciudadanos como el caso del régimen comunista chino cuya corrupción y brutalidad no califican para dirigir un organismo internacional.

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.