El Banco Central de Rusia resolvió una nueva paridad fija de la moneda con el oro hasta el próximo 30 de junio, y se compromete a respaldarla, brindándole estabilidad luego de la mega-devaluación producto d elas sanciones.

En respuesta a las sanciones económicas de Occidente y la fuerte inestabilidad de precios, el Banco Central de Rusia decidió establecer una paridad fija entre el Rublo y el oro. Desde el pasado 28 de marzo y hasta el próximo 30 de junio, la autoridad monetaria se comprometió a entregar 5.000 rublos por cada gramo de lingote de oro, lo que implica un tipo de cambio fijo de 140.000 rublos por onza.

Esta estrategia vuelve al rublo una moneda estable y convertible, aunque con limitaciones legales y regulaciones. Este esquema “híbrido” de moneda fiat respaldada con patrón oro guarda una estrecha similitud con el famoso sistema de Bretton Woods que predominó en Estados Unidos entre 1946 y 1971.

Las medidas tienen dos objetivos fundamentales: el primero es estabilizar el valor del rublo después de una drástica devaluación desde los últimos días del mes de febrero. En este sentido, el valor del rublo en términos del dólar ya ascendió hasta un 85% desde que se tomaron las medidas.

En segundo lugar, el Gobierno ruso busca una vía de escape para colocar sus exportaciones sin necesidad de pasar por el dólar. El oro, como activo de reserva por excelencia a nivel internacional, conformó siempre una vía de escape para sortear sanciones económicas y preservar la integridad de las transacciones bloqueadas.

Como Rusia solamente aceptará rublos a modo de pago por las exportaciones de petróleo y gas que todavía están vigentes en Europa, esto implica que, en última instancia, estos mercados estarán atados indefectiblemente al oro. Si las empresas y entidades de los países europeos dependientes del suministro ruso desean seguir importando petróleo y gas, deberán o bien canjear oro por rublos para efectuar los pagos, o bien utilizar oro de forma directa.

“Si quieren comprar, que paguen en moneda fuerte, y esto es oro para nosotros, o paguen como nos convenga, esta es la moneda nacional”, advirtió Pavel Zavalny, el Presidente del Comité de Energía de Rusia.

Esta determinación afecta directamente al uso del dólar en el mercado energético internacional, dado que ahora el oro podría cobrar relevancia en la cotización del petróleo y el gas en los mercados financieros. Y no solo esto: el rublo ahora será considerada una “moneda fuerte” en comparación a las monedas “Fiat” en Europa y Estados Unidos. Esto significa que el Dólar y el Euro no solamente se verán afectados en los mercados energéticos, sino que también se verá afectado su uso como monedas de reserva.

De provocarse una mayor apreciación del oro (y el rublo) frente al dólar estadounidense, en un contexto inflacionario extremadamente delicado, se corre el riesgo de desalentar el atesoramiento de títulos de deuda denominados en dólares como activos de reserva en bancos centrales.

Si el dólar sufriera una pérdida sistemática de su poder de compra, se produciría una transferencia de ingresos de acreedores a deudores sobre los títulos de deuda pública en esta moneda.

Es por esta razón que los bancos centrales podrían reducir su posición de reservas internacionales en dólares, en detrimento de otros activos más estables. El “desarme” de las posiciones de reservas internacionales en dólares incrementaría el sobrante de oferta de dinero dentro de Estados Unidos.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.