Redacción BLesEl gobierno rumano presentó un memorando el pasado 27 de enero que busca prohibir que las empresas chinas participen en la construcción de infraestructura debido a su competencia desleal y bajos estándares, reportó Breitbart.

Según el ministro de Transporte rumano, Catalin Drula, las empresas chinas tienen el respaldo financiero del gobierno chino por lo que ofrecen una mano de obra tan barata que ninguna otra empresa puede competir contra ellos.

Pero a menudo es una mano de obra no calificada y los trabajadores no están protegidos de la explotación laboral ni tienen derechos garantizados, lo que viola los estándares del bloque europeo.

Rumania es uno de los países de Europa del Este que firmó la Iniciativa de una Franja, una Ruta (BRI por sus siglas en inglés) con Beijing en 2015 y actualmente existen varias empresas chinas que tienen contratos por varios millones de euros en el país.

Aunque en su anuncio el gobierno rumano no realizó mención de ningún país específico, si se convierte en ley, el memorando tendría el efecto de excluir a las empresas chinas de los contratos públicos para proyectos de carreteras o ferrocarriles presentes y futuros.

El viceprimer ministro Dan Bana, dijo: “Sólo queremos asegurarnos de que no tendremos licitadores que no puedan respetar las normas de la Unión Europea, con lo que nos veríamos obligados a perder dinero, cancelar las subastas y ver más retrasos, en un periodo en el que Rumania necesita desesperadamente comenzar las obras de infraestructura”.

Le recomendamos:

La Iniciativa una Franja, una Ruta el PCCh está destruyendo la soberanía de sus ‘socios’

Mediante el BRI, el Partido Comunista Chino intenta expandir su influencia y dominio global, pero en su afán de lograrlo ha usado tácticas maliciosas que afortunadamente algunos gobiernos como el de Rumania, están llegando a ver.

A través de lo que se denomina la “diplomacia de la trampa de la deuda”, el Partido Comunista Chino ha tratado ganar influencia ofreciendo préstamos a países en desarrollo de Asia, África, Sudamérica y Europa del Este. Los préstamos le dan al régimen chino la oportunidad de endeudar al país y la posibilidad de apoderarse de propiedades si estos no cumplen a término.

Según una investigación de The Conversation, que analizó tres ciudades donde la Iniciativa una Franja, una Ruta se está desarrollando, el PCCh se está apoderando de territorios claves.

“En Atenas, la compañía naviera y logística estatal china COSCO está privatizando y ampliando el puerto del Pireo de la ciudad. La empresa parece querer convertir El Pireo en una puerta de entrada para los productos chinos en Europa”, dice el reporte.

Otra ciudad que analiza la investigación también en Grecia, es Colombo, donde la compañía China Harbour Engineering lidera una iniciativa para reclamar parte del mar con el objetivo final de crear una ciudad sobre el océano y convertirla en un centro clave de la ruta marítima del BRI.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes.com