Fuentes judiciales españolas habían revelado una falsa citación judicial bajo una causa por “tortura” al líder comunista independentista saharaui Brahim Gali. Marruecos y los polisarios de izquierda saharauis continúan en una guerra interminable.

La Audiencia Nacional de España desmintió este miércoles 5 de mayo haber citado en la justicia al líder del Frente Polisario y presidente de la no-reconocida internacionalmente República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Brahim Gali.

Gali actualmente se encuentra hospitalizado en España y tiene una denuncia por tortura. Sin embargo, fuentes judiciales implicadas directamente en el caso habían revelado que no solo estaba denunciado si no que había sido citado, algo posteriormente probado falso.

“Solo se ha pedido a la policía que lo localice y averigüe si sigue en España, afirmó un portavoz del tribunal de la justicia.

Posteriormente, el gobierno español reconoció haber acogido de forma oficial al líder saharaui de 73 años por razones humanitarias en Logroño a fines de abril, tras haber empeorado críticamente los síntomas de su contagio de COVID-19. Sin embargo, no se sabe porque si fue acogido de forma oficial tuvo que hacerlo bajo una identidad falsa.  Además, hay rumores de que Gali tiene cáncer, algo desmentido por el propio Frente Polisario que además contradice los datos que informa la prensa y afirma que tiene 71 años.

Le recomendamos: En 10 años, se les implantará un microchip a los humanos, dijo presidente de Foro Económico Mundial

Ad will display in 09 seconds

Por su parte, quién presentó la demanda en España fue Fadel Breika, un disidente del Frente Polisario que huyó al país europeo y se naturalizó español. Rápidamente, tres saharauis que vivieron en los campos de refugiados argelinos se sumaron a la denuncia de Breika y testimoniaron violaciones de derechos humanos y torturas cometidas por el propio líder de la RASD en un video en el que además piden que sea llevado a la justicia de inmediato.

La disputa Marruecos-RASD continúa siendo un desastre diplomático para el gobierno español, que desea mantener sus buenas relaciones con Marruecos y con la comunidad árabe española que apoya mayoritariamente el reclamo saharaui. Marruecos es un importante socio comercial de España que además ayuda a controlar la inmigración ilegal desde África. España está a su vez fuertemente implicada en el tema ya que es la potencia colonial que más tiempo gobernó la región actualmente en crisis.

A su vez, en las recientes semanas, el Ministro de Relaciones Exteriores del país regido por el comunista Frente Polisario confirmó que su país estará enviando la documentación y completando los trámites necesarios para solicitar su entrada en la ONU como Estado miembro, algo muy difícil que se de ante el poco reconocimiento internacional de su país.

Fuente: derechadiario.com.ar