Redacción BLesUna investigación internacional dirigida por el exagente del FBI, Vincent Panoke, señala al posible delator del escondite en el que se hallaba la adolescente autora de “El diario de Ana Frank”, que relata la crudeza de la persecución nazi a los judíos durante la Segunda Guerra Mundial. 

Un notario judío de Ámsterdam, Arnold van den Bergh, habría revelado la ubicación del escondite de Ana, su hermana, sus padres y cuatro judíos más, quienes fueron conducidos a un campo de concentración el 4 de agosto de 1944, resume Fox News del 17 de enero.  

La motivación de Van den Bergh pudo haber sido la de salvar a su propia familia tras negociar con los nazis, tal como se desprende del libro “La traición de Ana Frank, la investigación de un caso sin resolver”, escrito por la canadiense Rosemary Sullivan.

Sullivan condensa en su obra la investigación dirigida por Panoke, que durante cinco años estudió detenidamente las pruebas aplicando técnicas y tecnología modernas, hasta llegar a la identificación del abogado Van den Bergh.

“Hemos investigado a más de 30 sospechosos en 20 escenarios diferentes, dejando un escenario al que nos gusta referirnos como el más probable”, dijo el cineasta Thijs Bayens a Associated Press.

La posible ‘evidencia’ es la copia de una nota anónima que fue entregada a Otto Frank, el único superviviente de la familia y que los investigadores localizaron entre los archivos de un oficial de Policía. La nota que contiene la dirección llegó a manos de la Gestapo. El nombre de Van den Bergh aparecía en la nota, y él murió en 1980 a los 91 años. 

El equipo estudió los documentos que reposan en el museo Casa de Ana Frank mediante Inteligencia Artificial, y el director ejecutivo de la organización, Ronald Leopold, se pronunció al respecto manifestando: 

“En la Casa de Ana Frank nos proponemos contar la historia de la vida de Ana Frank de la forma más completa posible, por lo que es importante examinar también la detención de Ana Frank y de las otras siete personas de la Casa de atrás con el mayor detalle posible”.

Y agregó: “La investigación del equipo de casos sin resolver ha generado nueva información relevante y una hipótesis fascinante que merecen que se siga investigando”.

Tras ser conducidos al campo de concentración de Bergen-Belsen, Baja Sajonia, Alemania, solo el padre de Ana, sobrevivió mientras que esta, de 15 años, y su hermana murieron allí al igual que millones de víctimas del Holocausto.

Ana escribió su conmovedora obra mientras estaba escondida, y su padre la hizo publicar después de la guerra. El libro dio una visión del sufrimiento de millones de víctimas del genocidio nazi, y ha sido traducido a docenas de idiomas y leído por millones de personas.

De acuerdo con el relato de Gena Turgel, una sobreviviente del Holocausto que cuidó a Ana Frank cuando las dos estaban detenidas en el campo de concentración, esta era una adolescente muriéndose de tifoidea. 

En una entrevista con la BBC dijo: “Le lavé la cara, le di agua, y todavía recuerdo esa carita, su cabello, su semblanza”.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Turgel se casó con uno de los soldados británicos que liberaron ese campo de concentración. Murió a los 95 años en el 2018. 

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.