Revelación de una red de pagos de la empresa sueca Ericsson a la rama del ISIS en Irak y corrupción desmedida por parte de los trabajadores de la filial desploma las acciones de la compañía en hasta un 14% en un solo mes y casi 23% desde el 15 de febrero, una pérdida de más de 4.000 millones de dólares.

Las acciones del gigante de telecomunicaciones sueco Ericsson han caído en un 14,5% este miércoles 16 de febrero, lo que supone la caída más significativa en un solo día desde julio de 2017 para la empresa. Además, desde el 15 de febrero ya se acumula un 23% de desplome, una pérdida de más de 4.000 millones de dólares.

La revelación de una red de pagos de la empresa sueca Ericsson al Estado Islámico en Irak provocó un tambaleo en las finanzas empresariales de uno de los mayores fabricantes de equipos y soluciones de redes móviles del mundo.

Según los datos de la investigación de la propia compañía, Ericsson pagó en 2018 al grupo yihadista a cambio de obtener acceso gratuito (sin pago de tarifas aduaneras) a rutas de transporte en Irak, que por aquel entonces estaban bajo control de la organización terrorista.

“Es una vergüenza estar en esta situación. (…) Lo que estamos viendo es que se compraron rutas de transporte que cruzaban áreas que eran controladas por organizaciones terroristas, incluso ISIS (…) Con los medios que tenemos no hemos podido determinar los destinatarios finales de estos pagos. Financiar el terrorismo es completamente inaceptable y algo que no permitimos en absoluto”.
Borje Ekholm, CEO de Ericsson, en entrevista con él periódico sueco Dagens Industri.

Según el comunicado de Ericsson, los reportes de infracciones a las normas de cumplimiento y el código de ética empresarial por parte de empleados, vendedores y proveedores de la filial de Ericsson en Irak mediante el pago al ISIS y otros actos de corrupción y mal uso del dinero de la empresa datan desde 2011 a 2019.

Entre los casos de infracciones se incluyen donaciones monetarias sin beneficio empresarial, pago a proveedores por trabajos no documentados o realizados, financiamiento de viajes y gastos innecesarios e inapropiados y uso indebido de agentes de ventas y consultores.

A su vez, se hallaron violaciones de los controles financieros internos de Ericsson, conflictos de intereses, incumplimiento de leyes fiscales y obstrucciones a la investigación de la propia empresa.

Ericsson afirmó que múltiples trabajadores han sido despedidos o han renunciado por su propia cuenta y medidas coercitivas internas ya están siendo tomadas, mientras la investigación continúa con mayor énfasis.

La noticia constituye otro duro golpe para la empresa luego de una larga y reciente investigación interna por corrupción, en la que Ericsson ha destinado ya 1.000 millones de dólares y tuvo que confesar casos de corrupción en sus filiales de Kuwait, Djibouti, Vietnam, China e Indonesia. Coincidentemente, los 6 países investigados internamente (Irak y los 5 objetivo de la investigación alterna) son asiáticos.

La compañía se encuentra siendo investigada por el Departamento de Justicia de Estados Unidos, que podría imponerles una pesada multa que arrase aún más las arcas de la compañía.

Fuente: La Derecha Diario

 

 

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.