Redacción BLesEl regulador británico de radiodifusión, Ofcom, impuso el lunes sanciones económicas a la emisora ​​estatal china, China Global Television Network (CGTN), por emitir confesiones forzadas y cobertura parcial de las protestas a favor de la democracia en Hong Kong.

Ofcom multó a la cadena con £ 100,000 (138.359 dólares estadounidenses) a raíz de una denuncia presentada por un ciudadano del Reino Unido, Peter Humphrey, quien aseguró que se vio obligado a hacer una confesión criminal transmitida por China Global Television Network (CGTN) en 2013.

El regulador dictaminó que CGTN, que se llamaba CCTV News antes de 2016, “debería haber sido consciente de que, a la luz del hecho de que estaba confesando los delitos antes del juicio y en presencia de quienes lo mantenían bajo custodia, eran razones para dudar de que el consentimiento del Sr. Humphrey fuera genuino e informado”.

Por otra parte, Ofcom multó al ex titular de la licencia de CGTN con £ 125,000 (172.929) después de encontrar a la red en “grave incumplimiento” de las leyes de imparcialidad del Reino Unido durante su cobertura de las protestas a favor de la democracia en Hong Kong. Al respecto, el organismo británico dictaminó que cinco programas emitidos en 2019 que cubrían las protestas a favor de la democracia en Hong Kong “no habían logrado mantener la debida imparcialidad”.

Le recomendamos:

También el lunes, Ofcom dio a conocer sus decisiones finales sobre las transmisiones de CGTN sobre las confesiones televisivas forzadas de Simon Cheng, un exempleado general del consulado del Reino Unido en Hong Kong y el editor de libros sueco Gui Minhai.

Cheng fue torturado y obligado a hacer una confesión por televisión cuando fue detenido durante 15 días en agosto de 2019 por la policía de China continental.

Gui, quien vendió libros que criticaban el liderazgo político del régimen comunista chino mientras residía en Hong Kong, fue detenido por la policía continental en 2018 y también se vio obligado a aparecer en televisión confesando sus supuestos delitos.

La emisora ​​satelital en idioma inglés ha enfrentado críticas durante mucho tiempo por repetir la línea del Partido Comunista en sus transmisiones globales, siendo definida como un aparato de propaganda del régimen comunista en la comunidad internacional. 

El mes pasado, Ofcom revocó su licencia al confirmar que el titular de la licencia no tenía control editorial sobre CGTN, de propiedad estatal, detallando que el canal de noticias por satélite en inglés, era manejado directamente por Partido Comunista Chino (PCCh).

Las leyes del Reino Unido, indican que las empresas que cuentan con licencias de transmisión deben tener el control de su servicio y no pueden ser controladas por organismos políticos.

“Hemos brindado a CGTN numerosas oportunidades para cumplir con las normas, pero no lo ha hecho. Ahora consideramos apropiado retirar la licencia para que CGTN transmita en el Reino Unido”, expresó un portavoz de Ofcom en ese entonces.

La CGTN también tuvo conflictos en Estados Unidos, cuando la administración Trump la designó en marzo del año pasado entre los medios de comunicación estatales chinos como “misiones extranjeras” del PCCh.

Andrés Vacca– BLes.com