Redacción BLes – Las autoridades del Reino Unido estarían planeando prohibir a los ciudadanos asistir a lugares públicos como bares, restaurantes, tiendas, estadios deportivos y teatros a menos que demuestren que han recibido la vacuna para el virus PCCh o COVID-19.

El nuevo ministro de vacunas, Zadhim Zahawi, dijo que aunque la vacuna sería voluntaria, el acceso a algunos lugares si requería de una prueba de esta, de acuerdo con el Daily Mail.

Según Zahawi, haciendo uso de la app “pasaporte de inmunidad” se podría saber quién ha tomado la prueba o quien no. Es decir, un tipo de identificación que se puede escanear mediante un código QR del Departamento de Atención y Salud social (NHS) en lugares públicos.

En ese sentido, el funcionario de la salud británico, reconoció que los ministros estaban buscando integrar los pasaportes de inmunidad, con el NHS como una manera de verificar que las personas han recibido la vacuna.

La denominada aplicación ‘pasaporte de inmunidad’, ha sido implementada como un elemento de regulación para volver a la “normalidad” en medio de la pandemia.

La baronesa Dido Harding, jefa del NHS Test and Trace, señaló que su equipo estaba buscando la manera de actualizar la aplicación para incluir un registro sobre el estado de vacunación.

Una pronta actualización de la app se ha dado a conocer en medio de los anuncios de que en las próximas semanas la vacuna del virus PCCh estará disponible después de que fuera firmado un acuerdo de suministro de la vacuna entre el gobierno británico y la empresa de biotecnología Moderna.

Si bien el parlamentario Michael Gove negó la posibilidad de que los ciudadanos británicos necesitaran certificados de inmunidad para poder asistir a espacios públicos, sí se mostró de acuerdo en que la vacuna sea administrada a todas las personas.

“Creo que lo más importante es asegurarnos de vacunar a la mayor cantidad de personas posible”, expresó Gove, según lo informado por el Daily Mail.

Le recomendamos: 

Por su parte, el ministro de vacunas Zahawi, indicó que el sistema era una forma a través de la cual las personas podrían informar a su médico de cabera sobre el estado de su vacunación, aunque ratificó que las personas se encontrarán con el sistema de identificación en lugares como bares, cines e instalaciones deportivas.

“Creo que, en muchos sentidos, la presión vendrá de ambos lados, de los proveedores de servicios que dirán ‘miren, demuéstranos que han sido vacunados’ (…) Pero, también, haremos que la tecnología sea lo más fácil y accesible posible”, expresó Zahawi.

Durante una entrevista en el programa World at One de BBC, el ministro insinuó que la vacuna finalmente terminaría siendo un requisito para todos cuando se le preguntó si las personas que no la tenían estarían muy restringidas en cuanto lo que podrían hacer.

“Creo que la gente tiene que tomar una decisión”, dijo Zahawi a pesar de asegurar que la vacuna no sería obligatoria. “La gente tiene que poder decidir por sí misma si quiere vacunarse o no”.

“Pero creo que el mensaje muy fuerte que verán es que así es como devolvemos a todo el país, y es bueno para su familia, es bueno para su comunidad, es bueno para su país estar vacunado”, agregó Zahawi.

Por su parte, el primer ministro Boris Johnson ha optado por estár más al margen de la decisión de implementar los ‘pasaportes de inmunidad’ y durante la semana pasada en una conferencia de prensa en el Downing Street, señaló que el sistema aún no se ha probado y hay muchas incógnitas sobre su funcionamiento.

César Munera – BLes