Redacción BLesEl Reino Unido publicó los resultados de un análisis sobre las personas más afectadas por el resurgimiento de infecciones con el virus PCCh (Partido Comunista de China) en marzo y lo sorprendente es que los mayores porcentajes corresponden a quienes ya habían recibido las dos dosis de la vacuna.  

En la página oficial se explica que el porcentaje de hospitalizaciones y muertes oscila entre el 60% y el 70%, entre los pacientes de mayor edad, quienes finalmente sufren las consecuencias del virus PCCh con mayor crudeza que las personas que no se vacunan.   

Los resultados fueron publicados en el sitio oficial GOB.UK, con el título: Resumen de modelos adicionales de flexibilización de restricciones – Hoja de ruta paso 2, 31 de marzo de 2021.

La página oficial expresa: “El resurgimiento tanto de las hospitalizaciones como de las muertes está dominado por las personas que han recibido dos dosis de la vacuna, que comprenden alrededor del 60% y el 70% de la ola respectivamente”.

Y agrega: “Esto se puede atribuir a los altos niveles de captación en los grupos edad de mayor riesgo, de modo que los fallos de inmunización explican una enfermedad más grave que [para] los individuos no vacunados”.

También especifica que cerca del 95% de las personas vacunadas que hicieron parte del estudio son mayores de 50 años, y reitera que no quedaron “protegidos contra la muerte”. 

No obstante, no es muy consoladora la afirmación que hacen a modo de justificación: “Este no es el resultado de que las vacunas sean ineficaces, simplemente de una alta absorción”, el punto es que personas que no hubieran recibido el medicamento probablemente estarían con vida. 

Estos resultados oficiales confirmarían algunos de los argumentos de las personas que se resisten a recibir un preparado químico que aún se halla en etapa experimental.

Por otro lado, una investigación revela que el gobierno del Reino Unido emprendió desde el principio de la pandemia una amplia campaña publicitaria para aumentar al máximo la percepción de peligrosidad del virus PCCh, a fin de manipular más fácilmente a la población, según el medio alternativo británico Daily Expose del 6 de mayo. 

Le recomendamos: MACABRO: El mensaje sexual en un libro de cuentos para niños

Ad will display in 09 seconds

De hecho, el modelo de información seguido por los británicos se usó en muchos otros países, a través de la televisión, la radio, los periódicos y las redes sociales. 

La publicidad habría sido ideada en forma de “guerra psicológica” por el Gobierno del Reino Unido y sus asesores científicos para afectar cada hora de vigilia de los ciudadanos desde marzo de 2020.

Y el objetivo era lograr que los habitantes se prestaran “como ratas de laboratorio en el mayor experimento que se ha llevado a cabo en la historia de la humanidad”, propone Daily Expose. 

La campaña empezó con el primer ministro, Boris Johnson, emitiendo un mensaje simple: “deben quedarse en casa”, para salvar vidas, durante “tres semanas para aplanar la curva”.

No obstante, luego de extensiones sin final se llega hasta hoy más de un año después, sin que termine la coacción y la presión por una enfermedad que resulta fatal para el 0.2% de los afectados, predominantemente personas mayores de 85 años  que padecen enfermedades subyacentes.

Al manipular la percepción de peligrosidad de la enfermedad, aumentándola, se facilitaba el subyugar la voluntad de las personas que de otra manera permanecerían sin preocuparse ante una tasa de mortalidad tan baja.  

En este sentido, para los críticos de la manipulación el uso de las mascarillas es un claro ejemplo de ella, dado que diversos estudios comprueban su inutilidad.

Por su parte, el profesor de medicina de la Universidad de Stanford, Jay Bhattacharya, sostiene que las mascarillas son “un símbolo palpable de pánico y miedo”, y si eso es lo que las elites globalistas de verdad pretenden difundir en la sociedad para controlarla más fácilmente, entonces la estrategia de enmascarar a la mayor cantidad de gente resulta ser un plan super efectivo.

José Hermosa – BLes.com