Redacción BLesEl gobierno británico presentó una nueva legislación para controlar el contenido en las redes sociales y penalizará a los usuarios que publiquen contenido dañino con prisión y a las plataformas que no censuren a sus usuarios con multas de hasta 25 millones de dólares.

El Proyecto de Seguridad Online fue diseñado para combatir el ‘odio’ en Internet y parece ser una respuesta a las recientes amenazas de muerte a parlamentarios con la particularidad de que criminalizaría ofensas que no son verdaderos crímenes por definición con hasta dos años de prisión.

La Oficina de Comunicaciones del gobierno británico, Ofcom, será quien regule la aplicación de la nueva ley y tendrá la facultad de aplicar multas de 25 millones de dólares o el 10 por ciento de las acciones globales a las plataformas de redes sociales que no censuren el material considerado dañino.

Según un reporte de SkyNews, el problema con la propuesta es la definición del gobierno del material considerado ‘legal pero dañino’.

En un comunicado el gobierno explicó el alcance de la ley: “Este tipo de actividad puede abarcar desde el acoso y el abuso online, hasta la apología de la autolesión, pasando por la difusión de desinformación y de información errónea”.

El periódico inglés The Times, reportó que un ejemplo de dicha actividad incluiría a los “antivacunas” por difundir información que el Estado considera falsa.

El proyecto de ley está siendo examinado en el Parlamento por una comisión mixta formada por miembros de la Cámara de los Comunes y la Cámara de los Lores que reportarán sus resultados el 10 de diciembre para hacer la presentación formal en el Parlamento.

El Sr. David Davis, parlamentario defensor de la libertad de expresión, criticó algunos aspectos de la ley diciendo que era ‘un buen ejemplo de las mejores intenciones que terminan en los peores resultados’.

“Puedes estar seguro de que en cualquier área de controversia – asuntos políticos, guerras culturales, o incluso ciencia COVID – habrá mucha gente que se queje y exija que se baje una publicación”, aseguró el Sr. Davis.

“Y con las megacorporaciones de Silicon Valley como árbitros de la verdad, todo lo que aparezca online y pueda ser calificado por alguien como información errónea podría ser censurado. El efecto de inhibición de la libertad de expresión será terrible”, agregó.

No obstante, el gobierno argumentó que el foco de la ley será la ‘seguridad’ de los usuarios y que pondrá más presión sobre las plataformas para que hagan cumplir estos nuevos estándares.

“Estamos adaptando nuestras leyes a la era digital. Nuestro exhaustivo proyecto de ley sobre seguridad online hará que las empresas tecnológicas sean responsables de la seguridad de las personas y estamos estudiando detenidamente las recomendaciones de la Comisión Jurídica sobre el refuerzo de los delitos penales”, dijo el portavoz del gobierno británico.

El Proyecto de Ley de Seguridad Online fue en respuesta al reciente asesinato de un parlamentario conservador Sir David Amess que recibió múltiples amenazas online de un grupo de trolls, que son usuarios anónimos en las redes sociales que a veces son financiados por grupos de intereses o gobiernos, como el caso del ejército de 50 centavos del régimen chino, que se dedican a difamar o promover ciertas personas o eventos fingiendo ser individuos.

La propuesta busca acabar con el anonimato de estos grupos por medio de implementar estas penalidades aunque los límites de la legislación puede desempeñar un rol en la libertad de expresión.

 

Alvaro Colombres Garmendia – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.