El secretario de Educación Nadhim Zahawi confeccionó una guía para que las escuelas controlen que los maestros no impartan su ideología sobre los alumnos más jóvenes.

El pasado jueves 17 de febrero, la Secretaría de Educación de Gran Bretaña anunció que habrá nuevas reglas para que las escuelas prohíban a los maestros brindar temas divisivos sobre economía, cultura y asuntos raciales. Las reglas serán reglamentadas la semana entrante por un decreto del primer ministro Boris Johnson.

El secretario de Educación Nadhim Zahawi dijo que uno de los motivos de esta medida es que el gobierno se enteró las atrocidades que se estaban diciendo en las escuelas primarias sobre héroes nacionales como Winston Churchill,  siendo tildado de racista por las maestras en el ámbito educativo.

Pero también se citan algunas de las teorías que se estaban enseñando popularizadas por Black Lives Matter sobre supremacismo negro, sobre el conflicto entre Israel y Palestina, la posición del Imperio Británico en el mundo en el siglo pasado y supuestos económicos comunistas que expresan peligrosamente al marxismo y al leninismo.

La medida de los conservadores británicos se produce en medio de reportes sobre maestros que alientan a los niños a abrazar ideas de extrema izquierda desde muy chicos, e incluso educadores afínes al Partido Laboristas que asustan a los niños con mentiras sobre el oficialista Partido Conservador. Se advierte a los educadores que se guarden sus puntos de vista políticos y se ciñan a los hechos. 

Según las reglas existentes, las escuelas ya están legalmente obligadas a ser políticamente imparciales, pero la medida proporciona una guía estandarizada sobre cómo estas reglas se deben llevar a cabo y diferentes sanciones aplicables a los educadores que no las respeten. Zahawi afirma que la guía está diseñada para abordar cuestiones “controvertidas” que, según dijo, deben “enseñarse de manera  equilibrada”.

La guía establece que se debe permitir que las escuelas enseñen que el racismo está mal, pero en esa enseñanza no deben abogar por el apoyo a organizaciones políticas como Black Lives Matter, que ha cometido actos terroristas, postula la segregación racial y el supremacismo negro. “Las opiniones políticas partidistas no deben promoverse entre los alumnos”, establece  la guía. 

Nadhim Zahawi. 9 de enero de 2018 (Number 10/CC BY-NC-ND 2.0)

Otras denuncias de padres que llegaron a la prensa británica es que una gran cantidad de escuelas están enseñando la historia del país como parte de un “currículo descolonizado”, diciendo que “los ingleses blancos arruinaron el mundo”. 

Con respecto a figuras históricas controvertidas con “legados cuestionados”, la instrucción ordena a los maestros que se centren en aquello por lo que son “más famosos” y brinden “información fáctica” a los estudiantes que son “demasiado jóvenes para comprender las complejidades de la historia y encararlo con un pensamiento crítico“. 

Sin embargo, para los estudiantes mayores, cercanos a recibirse o a alumnos universitarios, se les permite mayor flexibilidad para hablar de estos temas pero se les exige a los maestros a que presenten ambos lados de un argumento, y no deben llevar a los alumnos a una “conclusión” particular. 

“Cuando un profesor comparte sus puntos de vista políticos personales en grados de educación superior, debe asegurarse de  que esto no se presente como un hecho y aclararle a los estudiantes que hay puntos de vista opuestos”, agrega la guía confeccionada por el secretario Zahawi.

Zahawi aseguró: “Estoy reforzando que ningún tema está  fuera de los límites en el aula, siempre que se trate de una manera apropiada para la edad, con sensibilidad y respeto, y sin promover teorías cuestionadas como un hecho”. 

Fuente: derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.