Redacción BLesLas autoridades del China Cultural Center de Wellington, Nueva Zelanda, organizaron el viernes una importante celebración por el año nuevo lunar chino, que incluyó un show de danza que se desarrolló con bailarines chinos han de Nueva Zelanda vistiéndose con el atuendo cultural de los musulmanes uigures, despertando indignación de los verdaderos uigures quienes lo sintieron como una provocación por parte del régimen chino quienes los esclavizan, torturan y asesinan.

A medida que surgen nuevos informes de tortura y violación sistémica en Xinjiang, la maquinaria de propaganda del régimen comunista chino está trabajando arduamente en Nueva Zelanda. La celebración del Año Nuevo chino en Wellington constituyó realmente un acto de hipocresía absoluta que merece ser condenado por el mundo entero. 

La apropiación de la cultura uigur patrocinada por el régimen ha sido calificada de “repugnante” e “irrespetuosa” por aquellos cuyas familias y comunidades están siendo perseguidas por el Partido Comunista Chino (PCCh), según reportó el medio neozelandés Stuff

El China Cultural Center de Wellington, es parte del aparato del frente único del PCCh. Si bien es una sociedad incorporada de Nueva Zelanda, fue fundada y administrada por el Ministerio de Cultura y Turismo de la República Popular de China.

Un hombre uigur con sede en Nueva Zelanda, llamado Shawudun Abdulgofur, dijo a Stuff News que estaba “disgustado” por lo que consideraba una apropiación cultural en el evento del año nuevo lunar, y señaló que los uigures solo celebran el Año Nuevo Lunar en China cuando el estado los obliga a hacerlo. 

“Esto es muy, muy irrespetuoso, considerando que los uigures no pueden practicar nuestra cultura en el este de Turkestán”, dijo al sitio de noticias.

 

Le recomendamos:

“Turquestán Oriental” es el nombre que usan los uigures para referirse a Xinjiang, la zona dentro del territorio de China occidental donde reside la mayoría de los uigures del país. “Xinjiang” es un término mandarín que significa “nueva frontera”, enfatizando su distancia de la tierra natal del pueblo Han. 

Abdulgofur advirtió que esta actuación es sólo un ejemplo de cómo el PCCh demuestra su poder a los chinos que viven en Nueva Zelanda.

“Es decir, incluso dentro del territorio de Nueva Zelanda, puede violar las tradiciones de otras naciones, y el gobierno de Nueva Zelanda lo permitirá”.

Los uigures son una minoría musulmana, de habla turca nativa de Xinjiang, que limita con Asia Central, la cual el PCCh se ha propuesto eliminar aplicando todo el peso de su aparato represivo. Frecuentes denuncias narran las atrocidades que el régimen comunista está llevando a cabo para exterminar por completo la etnia Uigur. Las acciones van desde la prohibición de tener hijos y abortos obligados, hasta la explotación en campos de trabajo forzado, violación y asesinatos en masa.

Los especialistas en derecho internacional y varios gobiernos, como la administración Trump, aseguran que el trato del régimen chino a los uigures equivale a un genocidio.

Andrés Vacca – BLes.com