Redacción BLesUna advertencia del Ministerio de Comercio del régimen comunista chino, desató una oleada de “compras de pánico” de alimentos y artículos de primera necesidad entre los chinos.

En la declaración se instó a las autoridades locales a garantizar el suministro adecuado de alimentos durante los próximos meses y se animó a los habitantes a abastecerse, de acuerdo con la actualización de Bloomberg del 2 de noviembre.

Pocas horas después del anuncio hecho a través de la aplicación Weibo, similar a Twitter, decenas de millones de visitas y comentarios evidenciaban la preocupación de los internautas al respecto. 

Un efecto inmediato de las compras apresuradas e inusuales fue el aumento de los precios de las verduras y otros artículos, con la consiguiente valorización de las acciones de las compañías vinculadas a la producción de los mismos. 

Las compañías fabricantes de alimentos, Fu Jian Anjoy Foods Co., Chen Ke Ming Food Manufacturing Co., y Toly Bread Co., registraron aumentos del valor de sus acciones entre el 6.5% y el 10%. 

En las semanas previas ya la coliflor y el brócoli costaban un 50% más del precio habitual, y las espinacas se dispararon un 157% en tan solo cuatro semanas. En algunos casos las verduras pasaron a costar más que la carne.

La advertencia del Ministerio de Comercio dio lugar a que los internautas elaboraran varias hipótesis acerca de las causas que la podrían haber originado.

Entre ellas estaban la proximidad del invierno que dificulta la producción, el transporte y el almacenamiento de los alimentos. También las extensas inundaciones que cubrieron gran parte de la provincia de Shandong, la más productora.

Otra de las teorías involucraba eventuales planes de un ataque a Taiwán, pero uno de los comentarios sobre este tema desapareció a las pocas horas de haber sido publicado, según Bloomberg.

Asimismo, consideraban como posible causa de la advertencia el creciente brote de enfermedades, que causaron cierres patronales y restricciones a los viajes tras extenderse a más de la mitad de las provincias del continente.

En este preocupante contexto, los organismos del Partido Comunista de China (PCCh), llamaron al control, e hicieron recomendaciones a los gobiernos locales para coordinar mejor las cadenas de suministro local de verduras.

Esta advertencia del régimen chino se produjo dos semanas después de que otro de sus organismos conminara a las empresas para que no acapararan alimentos.

Por otro lado, el PCCh afronta importantes dificultades en el sector económico, en el que desde hace meses que el grupo Evergrande y otras importantes empresas inmobiliarias han dejado de pagar sus deudas, causando gran agitación en los mercados bursátiles mundiales. 

Según los medios de comunicación del régimen chino, más de 300 empresas inmobiliarias, entre las que se encuentran Evergrande, Fancy Year y el grupo Synergy, han fracasado en sus negocios solo este año, afectando también a las industrias del acero y de la maquinaria de materiales de construcción.

En este contexto, los analistas del Conglomerado Nomura estiman que los constructores del régimen chino se endeudaron con más de 5 billones de dólares durante el auge de la construcción. 

Esta deuda es de casi el doble que la de finales del 2016. También es superior al producto bruto interno (PBI) de Japón, la tercera economía del mundo, según datos del año pasado. Todo esto mientras los mercados mundiales se preparan para una posible ola de incumplimiento de pagos del régimen chino.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.