Redacción BLes – Un nuevo informe reveló que las autoridades británicas tenían conocimiento que una red de hombres -predominantemente musulmanes- abusaban de niñas y niños, pero no actuaron para evitar los crímenes por temor a generar ‘tensiones comunitarias’.

La investigación, elaborada de forma independiente a petición del Comisionado de Policía y Delincuencia de Gran Bretaña, expone que la policía del Gran Mánchester y otras autoridades locales no tomaron las acciones correspondientes hace más de 15 años, a pesar de obtener detalles de casi 100 “personas de interés” que estaban usando restaurantes como pantalla para violar y abusar de menores con edades que oscilaban entre los 11 y 17 años de edad.

El reporte, fechado el 14 de enero de 2020, describe a los delincuentes como personas que operaban “a simple vista” y que andaban en autos por los orfanatos y hogares infantiles para aprovecharse de jóvenes vulnerables.

“Había pruebas claras de que los especialistas de la época eran conscientes de que estos jóvenes estaban siendo explotados sexualmente, y que esto era generalmente perpetrado por un grupo de hombres asiáticos mayores”, señala el informe de 146 páginas.

“En ese momento se conocía información importante sobre sus nombres, sus ubicaciones y sus números de teléfono, pero las pruebas disponibles no se utilizaron para perseguir a los delincuentes”, describe.

El informe también cita a la detective Margaret Oliver, quien participó de la Operación Augusta, la investigación policial original que se terminó cerrando en 2005.

Oliver confirmó que la mayoría de los abusadores era “de origen paquistaní”. Detalló que estos adultos “abusaban de niñas blancas vulnerables” en Hulme y en los alrededores de Rusholme, donde hay una serie de tiendas de curry y kebab a lo largo de la denominada ‘Milla del Curry’, el barrio con más musulmanes de Mánchester.

La revisión del caso, que dio lugar al reciente informe, fue encargada en 2017 por el alcalde del Gran Mánchester, Andy Burnham, y describe cómo los hombres sacaban a las chicas de sus hogares de acogida, las drogaban y abusaban de ellas en “fiestas sexuales”.

La Operación Augusta fue ejecutada por la policía del Gran Mánchester con el fin de investigar las denuncias de acoso sexual tras la muerte de una joven de 15 años llamada Victoria Agoglia. La menor estaba bajo custodia y murió de una presunta sobredosis de heroína en 2003.

Según reportaron medios locales, un hombre de 50 años, llamado Mohammed Yaqoob, fue condenado a tres años y medio de prisión por haberle inyectado la droga.

Sin embargo, si bien la operación identificó al menos 57 niños explotados y 97 sospechosos, “muy pocos” potenciales delincuentes fueron llevados a la justicia y la investigación fue cerrada en 2005.

“Muy pocos de los perpetradores pertinentes fueron llevados ante la justicia y tampoco se interrumpieron sus actividades”, destaca el informe.

El documento incluye testimonios impactantes de niños y niñas que contaron a sus cuidadores acerca del abuso que sufrían en estos lugares.

Una menor, por ejemplo, suplicó a sus tutores que la alejaran de Manchester, ya que estaba demasiado involucrada con hombres asiáticos y que uno de ellos “la obligó a hacer cosas que no quería hacer”.

Otra habló de cómo junto a otras víctimas las llevaron a apartamentos y le dieron vodka y cocaína. “[Nos obligaron a] hacer lo que quisieran que hiciéramos”, señaló la niña.

El informe detalla cómo los delincuentes tomaron como punto un hogar infantil de Manchester desde donde mantuvieron “un suministro constante de víctimas”.

Esta no es la primera investigación que revela semejantes crímenes: en 2014 un informe develó que más de 1.500 víctimas habían sido abusadas en Rotherham lo que conmocionó a Gran Bretaña.

En ese escándalo, alrededor del 80 por ciento de los sospechosos era de origen musulmán, provenientes del sur de Asia. Asimismo el reporte destacó que los abusos fueron ignorados por las autoridades debido al temor de “amenazar la cohesión de la comunidad”.

“Varios concejales entrevistados creían que al abrir estos temas podrían estar ‘dando oxígeno’ a las perspectivas racistas que a su vez podrían atraer a grupos políticos extremistas y amenazar la cohesión de la comunidad”, apuntó el informe de Rotherham.

Esa negligencia policial también aparece en el caso recientemente develado de Manchester.

Un oficial no identificado en el informe destacó que los principales sospechosos eran predominantemente hombres asiáticos por eso señala que empezaron a buscar personas blancas. “Nos dijeron que tratáramos de conseguir otros grupos étnicos”, declaró el agente.

En ese sentido, el oficial superior de investigación reconoció que era consciente de “cuestiones comunitarias delicadas” en torno a la labor policial en la operación. Puntualizó que los posibles abusadores eran “predominantemente hombres adultos asiáticos de comunidades étnicas minoritarias locales en el área cubierta por la División del sur de Manchester”.

El martes, el actual jefe de policía, Ian Hopkins, se disculpó con quienes -según declaró- fueron “decepcionados” por el hecho de que la policía no investigara los delitos cometidos contra ellos.

“Quiero decir que estoy personalmente disgustado por el hecho de que estos niños no fueron atendidos y por el terrible abuso que sufrieron”, comentó Hopkins de acuerdo a Fox News.

“Me comprometo a hacer todo lo posible para que reciban hoy la justicia que se les negó hace 15 años”, añadió.

Te puede interesar: La agenda pedófila mundial

videoinfo__video2.bles.com||04123bb4f__

Ad will display in 09 seconds

Temas: Categorías: Mundo

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.