A partir del mes que viene, todos los pagos por los 26.000 millones de metros cúbicos de gas al año y unos 58 millones de barriles de crudo por año serán pagados en rublos.

Tras una cumbre en la ciudad rusa de Sochi este viernes, el presidente Vladímir Putin, y su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, acordaron de ahora en adelante establecer en rublos los pagos por el suministro de petróleo y gas ruso Así lo comunicó el vice primer ministro ruso, Alexánder Novak.

“Estamos pasando gradualmente al pago en moneda nacional, y algunos suministros se pagarán ya en rublos rusos“, destacó vice primer ministro ruso, Alexánder Novak, tras el encuentro. “Se trata de una nueva etapa que abre nuevas oportunidades, incluso para el desarrollo de nuestras relaciones monetarias“.

La empresa estatal rusa Gazprom suministra a Turquía un total de 26.000 millones de metros cúbicos de gas al año y unos 58 millones de barriles de crudo por año. En este sentido, recalcó que la cooperación energética es el principal ámbito de cooperación entre ambas naciones.

Turquía depende de Rusia para el 45% de su demanda de gas natural, el 17% del petróleo y el 40% de su gasolina, contó recientemente el viceministro de Energía turco, Alparslan Bayraktar.

El hecho de que estos masivos contratos deban pagarse en rublos, genera una demanda adicional a la moneda nacional rusa, lo cual ante una oferta estable, hace que se aprecie la moneda.

El tipo de cambio entre el rublo y el dólar ya volvió a los niveles que tenía antes de la batería de sanciones impuestas desde Occidente. La apreciación del rublo, y su estabilidad a través del tiempo, son condiciones necesarias para la nueva apuesta de Rusia: crear una esfera comercial alternativa al dólar.

La apreciación del rublo responde a una gran cantidad de medidas que el Gobierno ruso decidió desplegar en tiempo récord. En primer lugar, el Banco Central ruso se comprometió a comprar oro a un precio fijado en 5000 rublos por gramo. Esto no significó la vuelta a un “patrón oro” tradicional pues la autoridad monetaria no está dispuesta a vender, sino sólo a comprar, pero la medida tuvo un gran éxito en estabilizar el valor de la moneda.

Por otra parte, la exigencia de solamente aceptar rublos por las exportaciones de petróleo y gas a los socios comerciales de Rusia, también impactó positivamente en la demanda de rublos y en su poder adquisitivo.

Además, Putin y Erdogan firmaron los contratos restantes para terminar de aprobar la construcción de la central nuclear turca de Akkuyu, que está siendo llevada a cabo por la empresa rusa Atomstroyexport. Según lo acordado esta tarde, el reactor nuclear ruso-turco debería entrar en funcionamiento en 2023.

A modo de balance de la ronda negociadora, Novak subrayó que Putin y Erdogan lograron llevar la cooperación económica a un nuevo nivel. “Hoy se han alcanzado decisiones muy importantes durante las negociaciones, que, de hecho, llevan nuestras relaciones en el comercio, en la economía, en casi todos los sectores, a un nuevo nivel“, sintetizó Novak, subrayando que Moscú y Ankara aspiran a alcanzar los 100.000 millones de dólares en intercambios comerciales.

En la declaración conjunta difundida tras el encuentro, se acentúa que ambos países acordaron incrementar el volumen del comercio bilateral “de manera equilibrada“. En particular, Rusia y Turquía se comprometen a dar pasos concretos para incrementar la colaboración en transporte, agricultura, industria, finanzas, turismo y construcción.

Fuente: La Derecha Diario

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.