Cuando toda la prensa internacional aguardaba el esperado discurso a la nación que iba a ofrecer el presidente ruso, Vladímir Putin, el mandatario ha decidido en el último momento posponer 24 horas su anuncio. La cancelación de la alocución, en la que se esperaba que hablase de los referéndums de anexión de varias provincias ucranianas a Rusia, han aumentado la incertidumbre sobre una posible movilización general o la declaración de una guerra total.

Este martes, las autoridades de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk, así como las autoridades prorrusas de Jersón y Zaporiya, han anunciado referéndums exprés de adhesión, que se celebrarán entre el 23 y el 27 de septiembre.

Para el Gobierno de Ucrania, estas consultas son una “farsa” y han anunciado que, pese a ellas, “no cambiarán nada”. El ministro de Exteriores ucraniano, Dimitro Kuleba, ha hecho hincapié en que “Ucrania tiene todo el derecho de liberar sus territorios y seguirá liberándolos, independientemente de lo que Rusia tenga que decir”.

Por su parte, el jefe de la Administración Regional ucraniana de Lugansk, Serhiy Haidai, ha manifestado que las autoridades prorrusas han puesto en marcha el referéndum “considerando el hecho de que perderán en el campo de batalla“. “Lo único que les queda es celebrar rápidamente referéndums que por supuesto serán falsos y con resultados preparados”, ha dicho.

Haidai ha recalcado que las autoridades prorrusas buscan con ello fijar unas fronteras administrativas de los territorios capturados durante la guerra para que Rusia pueda denunciar un “ataque” contra su territorio una vez el Ejército ucraniano continúe avanzando en sus ofensivas e irrumpa en estas zonas, tal y como ha recogido la agencia ucraniana de noticias UNIAN.

Fuente: 20minutos.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.