Redacción BLesLa Embajada del régimen chino en Australia organizó una conferencia de prensa de dos horas el miércoles, en un típico evento de propaganda comunista, con el único propósito de inventar una imagen ‘optimista’ y ‘alegre’ de la situación en Xinjiang, al mismo tiempo que  emitía una advertencia contra Australia, quien se está uniendo a la Unión Europea (UE), el Reino Unido y los EE. UU. en los reclamos hacia china por el aumento de denuncias de persecución contra la minoría uigur. 

Según reportaron diversos medios australianos, esta no fue una conferencia de prensa típica, según las descripciones “se trató de una verdadera actuación a gran escala dentro de un salón de baile”, dijo News Australia.

El embajador chino en Australia, Cheng Jingye, fue el principal orador, quien vistió de traje junto a la bandera de China y Australia y acompañado en Zoom por un gran grupo de hombres sentados en una mesa, que se los podía ver a través de una pantalla. El evento fue titulado: “Xinjiang es una tierra maravillosa”

En la pantalla además se transmitió un video de gran producción que relataba la vida en la provincia de Xinjiang como si fuese “una tierra maravillosa, de prosperidad y progreso”, otro eslogan decía que la provincia es: “Una tierra de armonía y estabilidad”. Se podían ver personas felices sonriendo, junto a numerosas imágenes del aparente “progreso”. 

Sin embargo, las denuncias aseguran que la provincia gobernada por el régimen comunista chino, lejos de ser una especie de paraíso en la tierra como intentó venderlo el PCCh, es una tierra donde 1 millón de musulmanes uigures, pertenecientes a minorías étnicas, se encuentran recluidos en campamentos de detención forzada y trabajo esclavo.

Le recomendamos:

Luego del video, fue el turno de hablar de seis “expertos de Xinjiang”, quienes solo leyeron un guión preparado, vacío de contenido pero lleno de frases débiles que reflejaban una supuesta ‘vida maravillosa’ y de progreso en la provincia de Xinjiang. Otro de los oradores leyó una serie de estadísticas incomprobables para intentar respaldar el teórico bienestar de la región.

Luego de los monólogos individuales hubo una pausa, para luego continuar con una ronda de preguntas con los periodistas presentes. Pero para sorpresa de todos, cuando regresaron a sus lugares, los presuntos “expertos de Xinjiang” ya no estaban y las preguntas tuvieron que ser respondidas por el personal del PCCh. 

Las preguntas sobre la persecución, asesinatos, abortos forzados y torturas fueron esquivadas de forma evidente, y el embajador no perdió oportunidad para advertir a Australia que: “Si Australia va a seguir a otros aliados internacionales al imponer sanciones a China, el gobierno comunista ‘responderá de la misma manera’”.

El montaje armado por el PCCh en Australia seguramente responde al reciente respaldo publicado por la ministra de Relaciones Exteriores, Marise Payne, en una declaración conjunta con la ministra de Relaciones Exteriores de Nueva Zelanda, Nanaia Mahuta, en la que ambas naciones apoyaron las medidas anunciadas por Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y la Unión Europea, respecto a la condena a la explotación y persecución de la minoría uigur en China. 

“Los gobiernos de Australia y Nueva Zelanda reiteraron hoy su grave preocupación por el creciente número de informes creíbles de graves abusos a los derechos humanos contra la etnia uigur y otras minorías musulmanas en Xinjiang”, dice el comunicado.

“En particular, hay pruebas claras de graves abusos contra los derechos humanos que incluyen restricciones a la libertad de religión, vigilancia masiva, detenciones extrajudiciales a gran escala, así como trabajo forzoso y control de la natalidad, incluida la esterilización”, continúa diciendo.

El vicegobernador de Xinjiang, Erkin Tuniyaz, afirmó durante el bizarro evento que los extranjeros con motivos ocultos estaban haciendo la vista gorda ante los aspectos positivos de la región y estaban difundiendo “rumores” sobre campos de concentración, trabajos forzados, conversión religiosa y esterilización de mujeres.

La Asociación de Mujeres Uigures en Australia, se expresó el miércoles en Facebook manifestando un fuerte repudio por la actuación del PCCh:

“¡China está en estado de desesperación por llevar a cabo una conferencia de prensa tan falsa! La comunidad australiana ya conoce las duras realidades de los abusos de los derechos humanos y el genocidio que se está cometiendo. Australia tiene que protegerse de este tipo de influencia extranjera y tomar ACCIÓN AHORA!”

Andrés Vacca – BLes.com