De California a Francia, pasando por Japón y más allá, la energía nuclear está de moda de repente.

El Wall Street Journal informó recientemente de que el gobernador de California, Gavin Newsom, estaba encabezando un esfuerzo de última hora para aprobar una ley que prolonga la vida de Diablo Canyon, una central nuclear de 2.250 megavatios que suministra alrededor del 8% de la energía producida en el estado dorado.

Bajo la presión de los legisladores y los activistas medioambientales, la Pacific Gas and Electric Company (PG&E) acordó en 2016 el desmantelamiento de Diablo cuando sus licencias de explotación se venzan en 2024 y 2025. Pero a la luz del reciente entorno alrededor de la política energética, los legisladores de California se lo pensaron mejor.

El último día de la sesión legislativa, los legisladores aprobaron un proyecto de ley que prorrogará la planta cinco años más.

Se trata de un giro brusco para Newsom, que durante mucho tiempo había insinuado que la planta de Diablo Canyon debía cerrarse.

“No veo que esta planta vaya a sobrevivir más allá de 2024, 2025. Simplemente no lo veo”, dijo Newsom mientras se presentaba a gobernador en 2016. “Y hay un argumento convincente de por qué no debería”.

California no es la única que le está dando una segunda oportunidad a la energía nuclear.

Bélgica es uno de los varios países europeos que buscan ampliar las licencias que caducan para mantener operativas las centrales nucleares. Francia, por su parte, ha propuesto la construcción de hasta 14 nuevas centrales nucleares en los próximos años. Japón, que cerró sus reactores nucleares tras la crisis de Fukushima en 2011, quiere ahora volver a poner en marcha hasta nueve reactores. Mientras tanto, Morning Brew informa de que el Reino Unido, Polonia y la República Checa están desplegando planes para construir nuevos reactores nucleares.

La energía nuclear vuelve a estar de moda y no es difícil ver por qué. Los precios del gas natural se han disparado en todo el mundo. En Estados Unidos, los precios del gas natural alcanzaron hace poco el nivel más alto en los últimos 14 años, pero eso no es nada comparado con Europa, donde recientemente alcanzaron un máximo histórico y equivalen a los precios del petróleo en 600 dólares por barril.

Esto ha provocado una conmoción en toda Europa, donde las empresas informan de que los precios se han quintuplicado año tras año.

Ahora no se habla mucho sobre Europa que está en medio de una verdadera crisis energética, en gran parte porque las naciones persiguieron una agenda de energía “verde” que se apartó de la producción nacional (especialmente en combustibles fósiles y energía nuclear) y condujo a una dependencia de las importaciones de gas natural de Rusia, que se han visto interrumpidas por la invasión de Ucrania y la geopolítica rusa.

La situación en California es diferente a la de Europa, pero también hay una razón clara por la que el estado se está replanteando su decisión de cerrar su mayor central eléctrica: su maltrecha red energética.

Los operadores de la red de California advirtieron la semana pasada de apagones y animaron a los ciudadanos a “poner los termostatos a 78 grados o más, evitar el uso de grandes electrodomésticos, la carga de vehículos eléctricos y apagar las luces innecesarias”.

Esto no es nada nuevo en California, que tiene un amplio historial de apagones a pesar de tener uno de los índices de consumo energético per cápita más bajos del país (en gran parte debido a su clima suave).

La razón de esto no es complicada. California se considera un éxito de la energía verde, y en cierto modo lo es. A principios de este año, en un suave día de mayo, California produjo suficiente electricidad renovable para satisfacer el 103% de la demanda, estableciendo un nuevo récord.

El problema es que algunas de estas fuentes de energía son intermitentes. En la mayoría de los días, la producción de energía renovable es muy inferior a la demanda de los consumidores, por lo que aproximadamente la mitad de la electricidad de California se sigue produciendo con gas natural, que se está encareciendo bastante, como ya se ha dicho.

Pero el verdadero problema es el suministro de energía.

La red energética de California ya está saturada, lo que significa que abortar repentinamente la energía nuclear es una receta para el desastre. Como reconocen incluso los legisladores progresistas de California, Diablo Canyon genera más del 8% de toda la electricidad de California y representa el 17% de la producción libre de carbono.

Si crees que el problema de los apagones en California es malo ahora y sin duda lo es- prueba a perder repentinamente 18.000 GW-hora de electricidad al año y mira lo que pasa… después de añadir un millón más de vehículos eléctricos a la economía, todos los cuales deben cargarse con electricidad, cuando entre en vigor la prohibición estatal de los vehículos de gas.

Como señala NPR, el giro sobre Diablo Canyon es digno de mención porque el estado dorado es la cuna del movimiento antinuclear en Estados Unidos. Los ecologistas se han opuesto durante años a la energía nuclear, “principalmente por el temor a los residuos nucleares y a los posibles accidentes, así como por su asociación con las armas nucleares”.

Como demuestra Fukushima, estos temores no son del todo infundados. Los accidentes nucleares ocurren (aunque raramente). Las centrales nucleares generan residuos radiactivos. La energía nuclear tiene claros inconvenientes.

Sin embargo, los ecologistas se equivocan al pensar que las compensaciones son exclusivas de la energía nuclear y de los combustibles fósiles. El hecho es que toda la producción de energía conlleva compensaciones y los defensores de la llamada “energía verde” tienen la desagradable costumbre de pasar por alto estas compensaciones.

Su vecino con un cartel de “verde significa irse” en su jardín puede señalar que su F-150 engulle un galón de gasolina por cada 25 millas de carretera, pero probablemente ignora que se necesitaron decenas de miles de libras de emisiones de CO2 para producir la batería que carga su Tesla. (Y no le digas de dónde viene el cobalto de la batería).

Puede que tu tía hable con orgullo de los nuevos paneles solares en su tejado, pero probablemente no sepa que incluso a escala de los servicios públicos la energía solar tiene una huella de carbono superior a la de la energía nuclear, o que los paneles solares producen literalmente toneladas de residuos tóxicos.

Su sobrina en Columbia puede hablar de lo importante que es convertirse en una economía de “cero emisiones”. Pero probablemente no se dé cuenta de los costos medioambientales, por no hablar de los económicos, de llegar a ese punto, que incluyen la extracción de 34 millones de toneladas métricas de cobre, 50 millones de toneladas de zinc, 40 millones de toneladas de plomo, 5.000 millones de toneladas de hierro y 160 millones de toneladas de aluminio (más o menos).

La cuestión es clara: toda producción de energía conlleva compromisos. Muchos pueden creer que los políticos son los únicos capaces de sopesar los pros y los contras de las compensaciones energéticas, pero tanto la economía como nuestros propios ojos revelan que esto no es cierto.

Ante lo que muchos ecologistas dicen que es un apocalipsis climático, ¿tenía sentido que los gobiernos europeos desecharan las centrales nucleares -una de las formas de energía más limpias que existen- y los importantes combustibles fósiles de Rusia, un país hostil a la libertad e históricamente inclinado al autoritarismo?

Del mismo modo, ¿tenía sentido que California desechara la energía nuclear en su intento de convertirse en una economía “100% sin emisiones”?

Está claro que la respuesta a estas preguntas es no. La realidad es que los políticos no tienen ningún conocimiento especial a la hora de decidir qué compensaciones tienen más sentido, lo que podría explicar por qué un mundo abundante en energía se enfrenta de repente a una crisis energética como no se ha visto en generaciones.

Así que, aunque deberíamos estar agradecidos de que tantos políticos, ecologistas y países reconozcan por fin las ventajas de la energía nuclear, también deberíamos preguntarnos por qué les dimos un poder tan amplio en primer lugar.

Jon Miltimore – fee.org.es

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.