Otros de los miembros que han perdido su derecho al voto son Sudán, Antigua y Barbuda, República del Congo, Guinea, Papúa Nueva Guinea y Vanuatu

Ocho miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas, formada por 193 miembros, no podrán votar en las próximas sesiones del organismo debido al impago de cuotas, y quedarán en esta condición hasta que regulen su situación financiera.

Los países son Venezuela, Irán, Sudán, Antigua y Barbuda, República del Congo, Guinea, Papúa Nueva Guinea y Vanuatu. Lo irónico en que en muchos de estos países gobiernan brutales dictaduras que violan constantemente los derechos humanos de su población, pero pierden el derecho a votar por cuestiones financieras y no por su situación política.

Los pagos mínimos necesarios para reducir las cantidades adeudadas por los Estados miembros varían de país a país. Por ejemplo son US$ 18,4 millones para Irán, US$ 39,8 millones para Venezuela y cerca de US$ 300.000 para Sudán.

Las normas de la ONU establecen la pérdida del derecho de voto en la Asamblea General para los Estados miembros que tienen pendientes pagos al presupuesto de la organización por una cantidad igual o superior a las contribuciones que les correspondían durante los dos años anteriores.

“Los miembros de Naciones Unidas que estén en mora en el pago de sus contribuciones financieras a la organización no tendrán voto en la Asamblea General“, ha subrayado el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, en una carta dirigida a los demás países miembro.

Sin embargo, se decidió condonar a Comoras, Santo Tomé, Príncipe y Somalia, quienes podrán votar hasta el final del 76° periodo de sesiones, que abarca todo el 2022.

Irán: El enemigo de Occidente que nadie entiende por qué sigue en la ONU

El régimen teocrático de los ayatolá, principales patrocinadores del terrorismo en el mundo, mantenía su derecho a voto en la Asamblea General y en las comisiones que compone, como la Comisión de Derechos Humanos, desde su llegada al poder en la década del ’80.

No perdió su derecho a voto por haber iniciado guerras en todo Medio Oriente, financiando grupos terroristas revolucionarios como Hezbolá en países como el Líbano o Irak, ni por haber iniciado ilegalmente un programa de desarrollo nuclear. Pero sí lo hará por no pagar su cuota.

De todos modos, Irán confirmó que apelará la decisión y pedirá que se revise su situación, ya que la dictadura de Alí Jamenei culpa a las sanciones de Estados Unidos por sus impagos en la ONU.

“Los pagos de nuestro país han sufrido problemas por segundo año consecutivo desafortunadamente debido a las sanciones crueles e ilegales de Estados Unidos”, afirmó a última hora de anoche el portavoz del Ministerio de Exteriores, Said Jatibzade, en un comunicado.

Fuente: Derechadiario.com.ar

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.