Redacción BLes– En una entrevista exclusiva con Breitbart, el Secretario de Estado de los EE. UU., Mike Pompeo, declaró después de las negociaciones del cese de fuego entre el gobierno afgano y los líderes talibanes en Qatar, que el proceso para que las fuerzas militares estadounidenses se retiren completamente del país en abril o mayo del año que viene está avanzando.

Las conversaciones para negociar la paz son el fruto del acuerdo firmado entre los Estados Unidos, el gobierno afgano y los líderes talibanes, el 29 de febrero, el cual pavimentó el camino para que las fuerzas estadounidenses se retiren completamente del país. 

19 años atrás, después del ataque terrorista a las Torres Gemelas de Nueva York el 11 de septiembre de 2001, Estados Unidos invadía Afganistán debido a que los talibanes albergaban al grupo terrorista Al-Qaeda en el país, particularmente a Osama bin Laden el autor intelectual del ataque, lo que llevó la guerra a ese lugar.

Pompeo dijo: “Así que 19 años después del 11 de septiembre, finalmente tenemos a los afganos preparados para sentarse y tener una conversación seria sobre cómo sacar adelante su país sin toda la violencia. El presidente Trump estableció dos objetivos: Uno, reducir la presencia americana allí y conseguir que nuestros soldados, marineros, aviadores e infantes de marina – llevar a todo el mundo a casa. Dejar de hacer que muera gente allí. Conseguir la máxima extensión posible. Segundo, vamos a tener que asegurarnos de proteger la patria. Creo que hoy estamos en camino de poner a América en un lugar donde podemos hacer ambas cosas.”

Lo más importante, recalcó el secretario es que los líderes talibanes se han comprometido a no refugiar más a terroristas, principalmente de Al-Qaeda, a romper las relaciones con ellos. En segundo lugar, tanto el gobierno como los líderes talibanes deben asegurarse de que no haya actores externos que arruinen el tratado: “… hay muchas manos que les gustaría ver que esto se deshaga y quisieran ver que América esté involucrada otros 20 años más en Afganistán”, dijo Pompeo. Por supuesto el gobierno estadounidense se encargará de monitorear todo el avance y asegurarse de que la decisión de retirar completamente las tropas del país se haga con estas condiciones cumplidas. 

Según el secretario de estado, uno de los desafíos centrales que enfrenta el país, es la distribución del poder entre el gobierno y los talibanes. 

“Al final, el desafío central es cómo será el gobierno afgano”, dijo Pompeo. “¿Cuál será el acuerdo para compartir el poder? Este es un desafío siempre que en la historia haya insurgencias y otros momentos en que las naciones tengan conflictos civiles. Eliminamos a Al-Qaeda, y los talibanes todavía tienen armas y la capacidad de infligir daños. Les dejamos claro cuando me reuní con ellos hoy – los talibanes – que tienen la obligación de reducir la violencia de forma inmediata y significativa para que estas negociaciones puedan continuar. Así que habrá cuestiones de reparto de poder y cómo el gobierno se establece en el centro de la conversación.”

Según el sitio web Statista, desde el 2001 al 2020, hubo 2450 bajas de soldados estadounidenses en la guerra con Afganistán y Según el Departamento de Defensa de EE.UU., el gasto militar total en Afganistán (de octubre de 2001 a septiembre de 2019) fue de 778.000 millones de dólares, según la BBC.

El presidente Trump sigue adelante con su promesa de terminar con las guerras interminables para los estadounidenses. La semana pasada el General Mckenzie del Comando Central de los EE. UU., anunció el retiro de 3000 tropas de Irak, a medida que mejora la preparación del ejército local para luchar contra ISIS por su cuenta.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com