Redacción BLes – El presidente de la Conferencia Episcopal polaca respondió duramente al Parlamento Europeo que recientemente emitió una resolución criticando la decisión de una corte de Polonia que prohibió los abortos eugenésicos, reportó Breitbart.

El arzobispo Stanisław Gądecki dijo que “no puede haber derecho a matar una persona inocente en ningún orden legal democrático” y además declaró que no existe “el derecho al aborto” una noción torcida impulsada por organizaciones globalistas como Naciones Unidas, y por muchos líderes del Partido Demócrata estadounidense.

El derecho a la vida “es un derecho humano fundamental; siempre tiene prioridad sobre el derecho a elegir, porque ninguna persona puede permitirse autoritariamente la posibilidad de matar a otra”, dijo.

El pasado 26 de noviembre de 2020, el Parlamento Europeo emitió una resolución “sobre la prohibición de facto del derecho al aborto en Polonia” en la cual como lo señala el obispo utiliza un lenguaje “engañoso” y ciertamente contradictorio.

Le recomendamos: 

La resolución enumera decenas de resoluciones de Naciones Unidas como “los derechos reproductivos de la mujer”, “recomendaciones sobre la salud y los derechos sexuales y reproductivos de los adolescentes”, o la “Orientaciones técnicas internacionales sobre educación en materia de sexualidad”, herramientas que ha usado la organización globalista para introducir el aborto como un “derecho” y destruir la familia tradicional como eje de una sociedad alienando a las personas de los valores morales transmitidos por sus padres.

La Carta de Derechos Fundamentales nos recuerda que “toda persona tiene derecho a la vida”, escribió el arzobispo. “La Unión Europea reconoce así que la dignidad inalienable de la persona humana y el respeto del derecho a la vida constituyen los criterios básicos de la democracia y del Estado de derecho”.

La resolución del Parlamento Europeo fue en respuesta a un fallo de la corte constitucional polaca del 22 de octubre el cual prohibió los “abortos eugenésicos”, es decir, todos aquellos abortos que se realizaban cuando exámenes médicos durante el embarazo detectan que el bebé tendrá alguna discapacidad.

La práctica de abortar bebés porque nacerán con alguna discapacidad ha sido atribuida previamente al régimen Nazi y a Margaret Sanger, la fundadora de Planned Parenthood con el fin de eliminar minorías y personas discapacitadas.

Sin embargo, en tiempos recientes, debido a que muchos países simplemente adoptan las “resoluciones” o políticas globalistas de las Naciones Unidas, esto se ha convertido en una práctica médica estándar a nivel global y en países donde el aborto es legal, los médicos notifican a los padres de las posibles “malformaciones” del bebé y sugieren la opción de abortar al niño.

El arzobispo Gądecki dijo que la declaración del Parlamento Europeo de proteger de la vida es una “falsificación de la realidad”, porque ignora a la tercera parte más importante en la controversia, es decir, los niños no nacidos y su derecho inalienable a la vida.

Álvaro Colombres Garmendia – BLes