#GraciasPolonia marca tendencia por resguardar la frontera de Europa

Polonia es la frontera entre Oriente y Occidente, también el límite con la última tiranía comunista que subsiste de la extinguida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas: Bielorrusia. Por eso se volvió tendencia en redes sociales «#GraciasPolonia», debido a que la nación resiste una avanzada migratoria que acusa es orquestada desde el otro lado.

«Desde la distancia, estos eventos en la frontera polaco-bielorrusa pueden parecer una crisis migratoria, pero esta no es una crisis migratoria, es una crisis política desencadenada con el propósito especial de desestabilizar la situación en la Unión Europea», dijo el Primer Ministro polaco Mateusz Morawiecki.

«No basta con expresar públicamente nuestra preocupación; ahora necesitamos medidas concretas y el compromiso de toda la alianza», agregó.

Cuando un país ve amenazado su integridad territorial, independencia política o seguridad, puede solicitar la aplicación del Artículo 4 de la OTAN.

Por medio de un comunicado, el Consejo del Atlántico Norte (OTAN) condenó enérgicamente la continua instrumentalización de la migración irregular creada artificialmente por Bielorrusia como parte de acciones híbridas dirigidas contra Polonia, Lituania y Letonia con fines políticos. Dichas naciones se libraron del yugo soviético décadas atrás, podrían acudir a la OTAN para defender su soberanía.

Permaneceremos atentos al riesgo de una mayor escalada y provocación por parte de Bielorrusia en sus fronteras con Polonia, Lituania y Letonia, y continuaremos monitoreando las implicaciones para la seguridad de la Alianza. Los aliados de la OTAN piden a Bielorrusia que ponga fin a estas acciones, respete los derechos humanos y las libertades fundamentales y acate el derecho internacional.

La OTAN no es el único frente que ha empezado a reaccionar. Bielorrusia, una nación que tiene en el poder al mismo líder,  Alexander Lukashenko, desde 1994, podría ser sancionada por la Unión Europea. Pronto se debatirá un posible cierre completo de la frontera.

Esto marcaría un giro en la tendencia de la Unión Europea que hasta ahora ha abogado por las fronteras abiertas e incluso ha antagonizado a partidos que han buscado restringir el acceso de inmigrantes ilegales.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, viajó hasta Washington, D.C. para reunirse en la Casa Blanca con Joe Biden. Allí, le advirtió de un «ataque híbrido» y de un «juego de poder geopolítico cínico».

«Este no es un tema bilateral de Polonia, Letonia, Lituania y Bielorrusia», dijo von der Leyen ante la prensa. «Este es un desafío para toda la Unión Europea. Y esto no es una crisis migratoria. Este es el intento de un régimen autoritario de tratar de desestabilizar a sus vecinos democráticos. Esto no tendrá éxito».

Frontera polaca: Rusia equipa militarmente a Bielorrusia, Washington calla

La administración Biden no contestó favorablemente a su reclamo. El secretario de Estado Antony Blinken dijo que Estados Unidos no prevé sanciones y dijo que «la idea de que Bielorrusia convertiría la migración en un arma también es profundamente objetable».

Mientras EE.UU. ha marcado distancia, Rusia avanza. Envió dos bombarderos estratégicos con capacidad nuclear en una misión de entrenamiento sobre Bielorrusia el jueves 11 de noviembre. En la misma semana ya había enviado otra similar, como una muestra de apoyo del presidente ruso Vladimir Putin a su aliado Lukashenko. El tirano bielorruso justificó la misión por la creciente concentración militar de Polonia en la frontera.

«Déjenlos gritar y chillar. Sí, esos son bombarderos con capacidad nuclear, pero no tenemos otra opción», dijo el dictador.

Por eso el Vicepresidente Primero de Acción Política de VOX y jefe de su delegación en el Parlamento Europeo, Jorge Buxadé, agradece a Polonia por contrastar ese «pensamiento débil».

En respuesta, Michael Ryan, ex subsecretario adjunto de Defensa para la política europea y de la OTAN, declaró que «Estos son eventos fabricados a través de la manipulación estratégica durante un largo período de tiempo para crear las condiciones en las que surgen oportunidades para hacerlo aún más inestable».

«Y algunas de las herramientas han demostrado ser muy efectivas porque crean una respuesta tan emocional en Europa, siendo la migración una de ellas», agregó.

El sentimentalismo ha sido clave para frenar toda acción armada, dado que hay familias y menores en la frontera. Alrededor de 4.000 personas están en la frontera intentando ingresar a Polonia al grito de «¡Alemania!». Son mayormente del Medio Oriente, de naciones islámicas.

Polonia católica ha resistido históricamente al socialismo y al islamismo

Sin embargo, la mayoría de los que están en la frontera son hombres en edad de guerra y han sido vistos en la frontera polaca-bielorrusa, dispuestos a romper la cerca, con palas en la mano. Entonces vale destacar que no es la primera vez que Polonia resiste la avanzada islámica en territorio europeo.

La nación históricamente católica (junto con Lituania) ya frenó alguna vez la toma de Vienna ante la propagación del imperio otomano, ahora resiste la avanzada internacionalista de su vecino comunista, de cuyo yugo ya se liberó décadas atrás.

Mamela Fiallo Flor – Panampost.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.