Redacción BLes – Las faldas como opción para las colegialas está desapareciendo en las escuelas de Reino Unido donde paulatinamente se están adoptando políticas de uniformes más neutras en cuanto al género, afirma un análisis publicado por The Times la semana pasada.

Según este análisis sobre las políticas de uniformes de las escuelas en Inglaterra, al menos 40 escuelas secundarias han impedido que las niñas usen faldas, mientras que otras lo hacen por prohibición. El cambio en los pantalones se produce cuando las escuelas intentan satisfacer las necesidades de los alumnos transgénero.

Algunas escuelas, sin embargo, están luchando una acción de retaguardia para salvar la falda. Los alumnos de Philips High School, en Bury, que planean hacer que los pantalones sean obligatorios para niños y niñas el próximo año, han reunido cientos de firmas en una petición argumentando que prohibir las faldas es “sexualizar” los cuerpos de los alumnos. Sus alumnas también argumentan que se sienten más seguras con las faldas y forzarlas a ponerse los pantalones podría “dañar nuestra salud mental”.

“Si un maestro cree que ver la pierna de un niño es de alguna manera ‘demasiado sexual’,” declara la petición, “debe ser despedido inmediatamente por mala conducta grave. 

La  ideología de género en la génesis de la prohibición

La escuela Priory en Lewes, East Sussex, que prohibió las faldas el año pasado, dijo que los alumnos habían cuestionado por qué su uniforme era diferente para niños y niñas, y que las necesidades de los estudiantes transgénero deben tenerse en cuenta.

Crawshaw Academy, cerca de Leeds, está “valorando la implementación de un uniforme de género neutral (solo pantalones)”.

Los movimientos de las escuelas se producen cuando el gobierno se prepara para aclarar los derechos de las personas transgénero en los cambios a la Ley de Reconocimiento de Género, que ha abierto un período de consulta ciudadana sobre cómo reformar la vigente ley de 2004 que cerrará en octubre de  2018. 

En Bradford, numerosas escuelas con una alta proporción de alumnos musulmanes no permiten faldas por motivos de modestia. Las prohibiciones también son comunes en Leeds y Grimsby. En Ipswich, ocho escuelas secundarias los prohíben, lo que significa que la mayoría de las niñas asisten a escuelas “solo de pantalón”.

Diane Burdaky, madre de un alumno de la escuela Philips High School, dijo a RT que no había habido ningún proceso de consulta y que las niñas “no querían usar pantalones todo el tiempo”.

Ella dijo: “Estaba muy conmocionada. No hubo consultas con padres o estudiantes. No hubo explicación para la prohibición. No se dieron ninguna razón. Sé que las niñas en la escuela no quieren usar pantalones todo el tiempo“.

También la medida tuvo una trascendencia que llegó a las redes sociales, captando el interés de muchos internautas como @SWeavie que se mostró indignada al comentar en un tweet:

El uniforme ha sido usado en muchos países europeos desde hace más de cien años y en estos momentos hay un encendido debate acerca de si se debería seguir usando y cómo. 

Hay quien argumenta que los uniformes son una parte muy importante de la identidad de la escuela, que brinda tantos beneficios en términos de moral, disciplina y resultados porque nivela a los niños de todos los orígenes.

También hay quien piensa que usar un uniforme es una insignia de orgullo, crea una identidad para una escuela y es una parte importante de ser un estudiante.

Un uniforme escolar enseña a los estudiantes a vestirse elegantemente y enorgullecerse de su apariencia. Los uniformes ayudan a crear la unidad en medio de la diversidad al aliviar las tensiones étnicas y culturales y al fomentar valores de tolerancia y civilidad… Los uniformes también unen las diferencias entre los estudiantes y las familias de niveles de ingresos muy dispares”, escribió Karin Polacheck, PhD, ex Presidenta de la Junta Directiva del Distrito Escolar Unificado de Long Beach, en su carta al editor titulada “Uniforms Help Solve Many School problems“, publicada en Long Beach Press-Telegram el 28 de septiembre de 1995.

Los uniformes escolares asequibles también pueden reducir sustancialmente los costos de vestimenta. El costo promedio de ropa por niño en las escuelas con uniforme de estudiante es marcadamente menor que en las escuelas sin uniformes.