Redacción BLesEl Grupo Asesor Científico para Emergencias (SAGE) del gobierno de Gran Bretaña, sugirió que se debería implementar el uso de rastreo por GPS con el fin de vigilar los movimientos de personas en cuarentena por contagio del virus PCCh, o personas que arriban al país y deben permanecer aislados. La idea generó fuertes polémicas al ser vinculada a prácticas de control típicas de gobiernos comunistas y dictatoriales. 

Ante la presión para desarrollar una solución a las visitas internacionales, las autoridades del Ministerio de Salud del Reino Unido, anunciaron que el “monitoreo electrónico” por medio del rastreo GPS de los dispositivos móviles, es una posibilidad que se ha planteado y podría ser implementada, según reportó el medio brtánico The Times.

El “monitoreo electrónico ayudaría a mejorar el cada vez menor cumplimiento de la cuarentena”, aconseja el SAGE.

Si bien el Times, indicó que fuentes gubernamentales informaron que no había planes inmediatos de implementar la medida, no se descarta para un futuro cercano.

A finales de enero, el presidente del Comité de Salud de los Comunes, Jeremy Hunt, también se mostró a favor de la medida orwelliana, asegurando que el gobierno debería considerar el uso de GPS para rastrear a los británicos que recibieron la orden de aislarse tras dar resultado positivo en el sistema de testeos.

Le recomendamos:

 

Según Hunt, exsecretario de salud, “el bloqueo no está funcionando lo suficientemente rápido” para frenar el virus porque demasiadas personas con síntomas no se están poniendo en cuarentena, informó Breitbart.

“Cerrar las fronteras y poner hoteles en cuarentena es un paso sensato, pero no abordaremos el meollo del problema a menos que nos ocupemos de la transmisión nacional”, escribió Hunt en su cuenta de Twitter.

Los pioneros en este tipo de sistemas de control para “prevenir” contagios del virus PCCh, no podía ser otro que el régimen comunista chino. De hecho en febrero del 2020, cuando el mundo recién comenzaba a escuchar por primera vez la palabra COVID-19, el Partido Comunista Chino (PCCh) ya había implementado en toda su población, y de forma obligatoria, una app para el celular que no sólo controla que las personas que deberían estar en cuarentena así lo hagan, sino que también informa a aquellos que se encuentran en cercanía de una persona infectada o con síntomas.

Además, los castigos por no respetar los aislamientos bajo el régimen comunista incluyen también la privación de libertad por incumplimiento de normas y según denuncias recibidas durante el 2020, se detectaron numerosos casos de muerte y desaparición.

Estas prácticas de control son típicas de gobiernos totalitarios, en el discurso intentan convencer a la población, muchas veces con éxito, que las medidas son para el bienestar de la sociedad, pero en la práctica funcionan como un mecanismo perverso del estado para vigilar y quitar libertades a los ciudadanos.

Andrés Vacca – BLes.com