Redacción BLes– El cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado del Vaticano, ha reconocido que el anterior jefe de estado del vaticano, Benedicto XVI, buscó materializar un pacto con el régimen chino para regular el catolicismo en dicho país, pese al amplio historial que tiene el Partido Comunista chino en la violación de derechos humanos contra comunidades religiosas.

Durante un discurso en Milán el pasado sábado, que buscó conmemorar el 150 aniversario de la llegada de misioneros católicos a China, Parolín expresó: “Benedicto XVI aprobó el proyecto de acuerdo sobre la nominación de obispos en China que solo en 2018 fue posible firmar, según informó Associated Press.

El cardenal agregó que desde Pio XII, hasta Francisco, todos los sumo pontífices han buscado acercamientos con China después de que los comunistas llegaron al poder y expulsaron a los misioneros extranjeros.

Hasta ahora el Papa Francisco estableció un controvertido pacto con Beijing que le ha merecido numerosas críticas, tanto dentro como fuera de la iglesia católica, debido a la intensa persecución que sufren por parte del PCCh, sacerdotes, obispos y fieles católicos que siguen al Vaticano.

Para el año 1957 la Oficina de Asuntos Religiosos de China estableció que los fieles tenían la obligación de adherirse a la Asociación Patriótica Católica China, una organización creada con el fin de controlar sus actividades y permitir de ese modo la expresión de su fe.

Desde entonces el régimen chino es quien designa a los obispos católicos “oficiales” en China, no el Vaticano. Décadas atrás, el Papa Pio XII se pronunció contra las medidas impuestas por el régimen chino para la expresión de la fe: 

“Esta Asociación Patriótica pretende que los católicos se adhieran progresivamente a las falsedades del materialismo ateo, con las cuales se niega a Dios y se rechazan todos los principios sobrenaturales”, escribió en una carta.

Para el mes de septiembre del 2018, el Vaticano firmó un acuerdo con el Partido Comunista Chino mediante el cual, los obispos chinos son elegidos por el Papa pero entre los candidatos propuestos por el régimen en Beijing.

En la actualidad hay 138 diócesis dirigidas por 79 obispos oficiales en China.

Por su parte, el secretario de Estado del Vaticano señaló que “ha habido algunos resultados, pero para que el diálogo tenga frutos más consistentes es necesario continuar”. 

Según Europa Press, en el 2007, Benedicto XVI, citando a su predecesor Juan Pablo II, expresó que para la Santa Sede no era un misterio que la Iglesia Católica pretendiera un espacio de diálogo con China en beneficio de la humanidad para superar los malentendidos del pasado.

El secretario de Estado del Vaticano dio a conocer la semana pasada la negativa del Papa Francisco de reunirse con el secretario de Estado, Mike Pomeo argumentando el proceso de elecciones generales que se celebrarán en los Estados Unidos en noviembre.

Pompeo dejó claras las objeciones de Estados Unidos al acuerdo alcanzado entre el régimen chino y el Vaticano y lo instó a que se uniera a los Estados Unidos para denunciar la represión de China contra las minorías religiosas y étnicas, entre ellas los católicos, según AP.

César Munera – BLes.com