La organización no gubernamental Action Hunger, cuya misión les lleva a aliviar la pobreza y las dificultades propias de la indigencia por las que atraviesan 8.000 personas en su lugar de origen, Londres, ha puesto en marcha un ingenioso y útil recurso.

Se trata de máquinas expendedoras de elementos básicos tales como “agua, frutas frescas, barritas comestibles energéticas, chocolate, y sandwiches, al igual que elementos sanitarios como medias, toallas sanitarias, loción antibacterial, cepillos para dientes y dentífrico además de libros” tal como lo describen en su sitio virtual.

Ilustración fotográfica Pixabay

Los elementos suministrados son accesibles a todas las personas en estado de necesidad extrema, en una cantidad  máxima de 3 unidades cada 24 horas, mediante tarjetas magnéticas personalizadas y exclusivas para quienes carecen de lo necesario para sustentarse y sin costo alguno de su parte.

Una consideración importante para los organizadores de Action Hunger es evitar la total dependencia de los beneficiarios con respecto a las máquinas dispensadoras, puesto que se han articulado como un eslabón más de todo el sistema de ayudas establecidas por diversas entidades para la atención a las personas sin techo.

Action Hunger

Varias entidades dedicadas a prodigar ayudas caritativas, supermercados y almacenes locales donan los productos con los cuales son surtidos los dispensadores. Diariamente los voluntarios distribuyen los alimentos y demás artículos en los puntos establecidos.

Se ha establecido que la vulnerabilidad de las personas sin hogar es 17 veces mayor en cuanto a ser víctimas de crimenes violentos que la población en general. Por otra parte, se calcula que el promedio de edad alcanzado es de tan solo 47 años, frente a los 81 años que alcanzan sus conciudadanos.