Redacción BLesMiembros de la Cámara de los Lores del Parlamento Británico llaman al gobierno del Reino Unido a poner fin a las macabras exposiciones con los cadáveres de prisioneros chinos anónimos, en su mayoría presos de conciencia y disidentes políticos, con los que vienen desde hace tiempo lucrando para ganar dinero. 

Las macabras exposiciones que vienen recorriendo varias partes del mundo, exponen cuerpos o partes de cuerpos de personas fallecidas de China, y se cree que puede tener relación con la extracción forzada de órganos a personas vivas, una práctica aberrante que según abrumadoras pruebas, viene perpetuando el PCCh (Partido Comunista chino), acorde a lo que informó Bitter Winter. 

Lord Philip Hunt, mediante un proyecto de ley de iniciativa privada denominado, “Turismo de órganos y cadáveres en exposición”, pretende que el gobierno del Reino Unido cierre todas las posibilidades de viajes a países como China, con la finalidad de obtener órganos para trasplante, y que prohíba “el espantoso circo ambulante de las exposiciones de cadáveres”.

Su iniciativa comenzó luego de haber presenciado la macabra exposición “Real Bodies” en la ciudad inglesa Birmingham en 2018, en la que se horrorizó cuando supo que los cuerpos plastinados precedentes del principal fabricante de muestras plastinadas, Dalian Hoffen Bio-Technique de China, eran de personas fallecidas sin identidad y usados sin consentimiento. 

Entre tanto Lord David Alton, describió la muestra como “un último insulto burlón a las víctimas”. Explicó cómo, tras una de las exposiciones de “Real Bodies”, presionó para que se tomen más medidas a través de una reforma en la legislación, ya que la ley vigente “no exige que el juez de instrucción determine cómo habían muerto los cadáveres expuestos en Birmingham”, dijo, y sostuvo que “debería hacerlo”.

Además lamentó la inacción del gobierno de Reino Unido, y dijo que “Deberían presionar con fuerza a la OMS para que lidere una campaña internacional para que se promulgue una legislación como está en otros lugares, combatiendo y poniendo fin a estas prácticas criminales”, dijo Alton.

Acorde a lo que reportó anteriormente BLes, recientemente la Organización de las Naciones Unidas (ONU), condenó enérgicamente al Partido Comunista Chino (PCCh) citando un informe que muestra claramente que personas pacíficas de la disciplina Falun Gong (también conocida como Falun Dafa), uigures, tibetanos y cristianos son sometidos por la fuerza a análisis de sangre, ultrasonidos, rayos X y otras formas de examen médico sin consentimiento.

La ONU ordenó al PCCh que respondiera de forma rápida y exhaustiva a las acusaciones y permitiera a las organizaciones internacionales de derechos humanos supervisar de forma independiente la sustracción de órganos en toda China continental.

La baronesa Finlay a su vez, dio detalles sobre los correos electrónicos que revelaban que a algunos cuerpos utilizados para plastinación en China, previamente se les habían extraído órganos clave, “lo que sugiere que sus cuerpos son los restos de un despreciable comercio de genocidio, extracción de órganos y trasplante comercial en China”. 

Durante una sesión en el Tribunal Uigur en Londres, el investigador principal de la Fundación Conmemorativa de las Víctimas del Comunismo, Ethan Gutmann, presentó un informe de 2020 que describía el tráfico de órganos humanos desde los aeropuertos de Urumqi y Kashgar y la construcción de un crematorio cerca de uno de los campos de concentración donde se encontraban prisioneros detenidos ilegalmente.

Lord Mackenzie expresó su “creciente desesperación” ante las detenciones, las violaciones en grupo, las esterilizaciones y extracción de órganos de las minorías chinas, como Falun Dafa y los uigures, y dijo que “está claro que somos cómplices de esta negación de los derechos humanos básicos al proporcionar un mercado listo para la gran demanda de órganos extraídos por la fuerza, en muchos casos de presos vivos”.

Agregando que está complacido de que la Cámara esté tomando medidas legislativas por medio de un proyecto de ley para que sea ilegal ser cómplice de este hecho aberrante. 

El proyecto de ley de Lord Hunt modificaría la Ley de Tejidos Humanos de 2004, para garantizar que los donantes de órganos han dado el consentimiento para que sean utilizados para trasplante y para la exhibición pública de cadáveres importados, informó Bitter Winter.

Vanesa Catanzaro – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.