Redacción BLesEl Reino Unido está contratando ejércitos de nuevos inspectores de seguridad destinados exclusivamente al monitoreo del cumplimiento de reglas y normativas para combatir los contagios del virus PCCh. Los trabajos podrían durar otros dos años, a pesar de que las restricciones de cierre supuestamente están establecidas para finalizar en ocho semanas y 40 millones de británicos ya habitan en zonas completamente libres del virus.

La noticia confundió bastante a los ciudadanos británicos quienes sentían que ya estaban próximos a retornar a una vida más normal y con las libertades habituales, reportó el medio británico The Telegraph.

La gente se pregunta ¿Porqué el estado se debería embarcar en gastos millonarios contratando ‘agentes COVID’ por un año y con posibilidad de extender los contratos hasta 2023 si en algunas semanas supuestamente se darían por finalizadas las restricciones contra el virus PCCh?

Según escribió The Telegraph: “Se está reclutando un nuevo ejército de ‘Covid Marshals’ para roles que podrían durar hasta 2023 a pesar de los planes del gobierno de levantar todas las restricciones restantes el 21 de junio…Los municipios están anunciando puestos de trabajo que no comienzan hasta julio, varios días después del supuesto día de la Libertad”.

El municipio del Condado de Hertfordshire se encuentra entre los que publican el llamado a  agentes de Covid. La autoridad local ofrece un contrato por un valor estimado de £ 3 millones (4,2 millones de dólares americanos) a un proveedor que deberá suministrar 60 alguaciles desde el 1 de julio hasta el 31 de enero del próximo año, reportó Summit News.

Le recomendamos:

“El contrato incluye una posible extensión de un año, lo que significa que los agentes seguirán patrullando hasta 2023”, afirma el informe.

Los críticos están acusando al gobierno de malgastar el dinero de los contribuyentes al permitir que los municipios utilicen subvenciones del gobierno federal para financiar un programa que en teoría no será necesario, teniendo en cuenta que a partir de junio ya no se exigirán las pautas anti-Covid. 

“Empezar a contratar personas en base a la situación que enfrentamos el año pasado, antes de que lanzáramos las vacunas, parece ser una pérdida de dinero público”, dijo Mark Harper MP, presidente conservador del Covid Recovery Group.

Ante este escenario, pareciera que se abren dos escenarios posibles. O bien realmente están contratando gente para un propósito que no será necesario, o las campañas de vacunación resultan ser una gran estafa y en los próximos meses nuevamente habrá millones de infectados y muertos por el virus PCCh. En cualquiera de los dos casos no hay duda que el gobierno está malgastando los aportes de los contribuyentes. 

En Gran Bretaña el cansancio de las restricciones impuestas por el gobierno ya se está haciendo sentir. La semana pasada una millonaria marcha dijo “basta” a los encierros y las obligaciones de uso de máscaras. 

Los anuncios que indicaron que en junio se terminarían las restricciones trajeron cierta tranquilidad, pero estas nuevas contrataciones de inspectores COVID están dando a pensar que las autoridades encontrarán cualquier argumento para llegado el momento extender las políticas de encierro. 

 Andrés Vacca– BLes.com