Redacción BLesErika Mouynes, ministra de Asuntos Exteriores de Panamá, escribió un reporte el pasado 24 de junio, advirtiendo que en su país han identificado individuos peligrosos tratando de mezclarse con los miles de inmigrantes que ingresan a América Central diariamente para llegar a los Estados Unidos. La ministra hizo un llamado a la administración Biden para buscar una solución a largo plazo.

Según Mouynes, inmigrantes que provienen de Haití, Cuba, África y Medio Oriente, utilizan la Brecha de Darién – un camino que atraviesa una selva peligrosa que recorre Colombia y Panamá, para iniciar su viaje hacia los Estados Unidos y Canadá.

“La selva del Darién es uno de los últimos bosques tropicales sin explotar de América, y se extiende más de 100 km desde el este de Panamá hasta el norte de Colombia. Es tan densa que interrumpe la Carretera Panamericana”, explicó la ministra.

“Se considera uno de los tramos de selva más peligrosos del mundo. Los inmigrantes suelen atravesar la zona sin comida, agua ni protección contra los animales salvajes y los traficantes de personas y drogas”, agregó.

Actualmente, ingresan 1000 inmigrantes por día a Panamá desde Colombia, pero solo pasan entre 50 y 100, explica la funcionaria gracias a los estrictos controles que aplican su gobierno.

“Un gran número de migrantes que cruzan el Darién iniciaron su viaje en Sudamérica, llegando a través de puertos de entrada en países donde los requisitos de visado son menos estrictos”, asegura Mouynes.

“Como resultado, miembros de organizaciones terroristas y partidos sancionados han encontrado el camino hacia Panamá, donde no se les permite entrar en primer lugar. Las medidas de identificación biométrica de Panamá han reconocido y detenido a individuos vinculados a grupos extremistas que intentaban pasar por el país con migrantes”, advirtió la ministra.

La funcionaria, aunque lamentó que la vicepresidente Kamala Harris no haya visitado Panamá en su viaje a Centroamérica, instó a la administración Biden a trabajar en conjunto para buscar una solución para reducir el flujo de inmigrantes conjuntamente con los demás países de Sudamérica, Centroamérica, Canadá y Estados Unidos.

“El gobierno panameño está de acuerdo con la administración Biden en que la solución a largo plazo de esta migración descontrolada y peligrosa radica en abordar las causas fundamentales que obligan a las personas a abandonar sus hogares”, dijo la ministra. “Esperamos colaborar con Estados Unidos y los países de origen para combatir la violencia y proporcionar a las personas trabajo, educación y seguridad para que puedan prosperar donde viven”.

Le recomendamos:La UNIÓN SOVIÉTICA ordenó a OSWALD ASESINAR a JFK, revelan ex JEFES de la CIA y KGB

Ad will display in 09 seconds

A pesar de que Harris dijo durante su visita a la frontera EE. UU.-México que su foco era apuntar a la ‘raíz’ del problema de la inmigración, a lo que la ministra panameña hizo referencia, declaraciones recientes de altos funcionarios de la administración Biden, continúan invitando a que los inmigrantes vuelvan al país.

Un artículo publicado por el Proyecto Marshall, una organización pro-inmigración, titulado ‘Fueron deportados por Trump. Ahora Biden quiere traerlos de vuelta’ dice que Biden revisará miles de deportaciones, permitiendo que algunos inmigrantes vuelvan a Estados Unidos.

“Los funcionarios dicen que muchas deportaciones, especialmente bajo el presidente Trump, fueron indebidamente duras” y que “están trabajando para idear un sistema” que les permita ver a quienes pueden traer de vuelta al país.

“Las revisiones procederán de forma minuciosa caso por caso. Al menos inicialmente, solo una fracción muy pequeña -quizás miles- de las más de 900.000 deportaciones formales bajo el mandato de Trump podría ser revertida. Pero eventualmente, si el sistema de revisión es efectivo, muchas más personas podrían solicitarlo”, explica el artículo.

Ante una clara postura de dejar las fronteras abiertas de la administración Biden, resulta difícil no pensar que los inmigrantes que huyen de la pobreza de sus países terminan siendo alentados a arriesgar sus vidas para entrar a los Estados Unidos donde la calidad de vida aún sin tener nada, es mejor que de dónde vienen.

Alvaro Colombres Garmendia– BLes.com