Redacción BLes– A tan solo dos meses de que se realice la versión 2021 del evento Cyber Polygon sobre ataques cibernéticos, aumenta la preocupación por el paralelo que presenta con el Evento 201 sobre pandemias, realizado en el 2019, un par de meses antes de que se iniciara el desastre causado por el virus PCCh (Partido Comunista de China).

Estos eventos fueron organizados por la Fundación Bill y Melinda Gates, el Foro Económico Mundial y otros globalistas, generando sospechas por la que sería otra de las extrañas ‘predicciones’ que les han traído grandes beneficios.

“Durante el ejercicio técnico, [del Cyber Polygon] los participantes perfeccionarán sus habilidades prácticas para mitigar un ataque dirigido a la cadena de suministro en un ecosistema corporativo en tiempo real”, anuncia la página web de los polémicos organizadores. 

De hecho, en los últimos meses han ocurrido graves ataques a cientos de importantes entidades estatales de varios países, incluido Estados Unidos. 

La más reciente ocurrió hace tres días en el Oleoducto Colonial, el mayor conductor de gasolina de la Costa Este, y de Estados Unidos en general, de casi 9.000 kilómetros, que fue cerrado ante la imposibilidad de contener un ciberataque que amenazaba sus sistemas.

El controvertido  Evento 201

La preocupación por el Cyber Polygon aumenta porque justamente participan los organizadores del sospechoso Evento 201, entre ellos el Foro Económico Mundial dirigido por Klaus Schwab, el economista y empresario alemán fundador, y Bill Gates. 

En ese evento también intervinieron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC por la sigla en inglés), el PCCh, y el fabricante de vacunas Johnson & Johnson, entre otros, todos ellos grandes ganadores por la pandemia del virus PCCh, que ya causa más de 3 millones de muertos en el mundo. 

Uno de los críticos que llamó la atención sobre el evento 201 fue el abogado y activista ambiental estadounidense, Robert F. Kennedy, Jr., quien sostiene que ahí también se organizó la férrea censura contra quienes dudaran de la efectividad de las vacunas. 

“Gates planificó la censura en las redes sociales de los defensores de la seguridad de las vacunas con la industria farmacéutica, los CDC, los medios de comunicación, China y la CIA”, escribió Kennedy. 

Los temores por el Cyber Polygon 

Por otro lado, el Cyber Poligon 2021 podría ser una señal de un catastrófico ataque a la cadena de suministro de alimentos, principalmente, con efectos desastrosos difíciles de calcular, pero que podrían ser una oportunidad para que Bill Gates promueva alimentos fabricados por sus empresas, como la carne artificial que anunció hace unos meses.

Asimismo, el Foro Económico Mundial y los globalistas que participan de él encontrarían la oportunidad de imponer el Gran Reseteo de alcance mundial, en el que anuncia que se reestructurará la organización mundial, y en consecuencia cada ser humano: “No poseerá nada, pero será feliz”. 

Le recomendamos: Lo que ESTÁ PASANDO y los otros MEDIOS NO TE CUENTAN

Ad will display in 09 seconds

Con respecto al Cyber Polygon Schwab dijo: “Ya es hora de un Gran Reseteo, el cambio no está ocurriendo, tenemos una opción de permanecer pasivos y ver lo negativo, las tendencias negativas, [como] desigualdad, polarización, nacionalismo y racismo, si no se detienen esas tendencias conducirán a un mundo poscoronavirus que definitivamente es menos sostenible, menos igualitario y mucho más frágil”.

En sus palabras Schwab pregona simultáneamente las teorías izquierdistas que están causando insatisfacción social artificialmente, un ambiente hostil que es muy criticado por el Arzobispo Carlo Maria Vigano, Ex Nuncio Apostólico de EE. UU.

Vigano habla del ‘Gran Reseteo’ (Great Reset) y señala que la autora es una élite que quiere someter a toda la humanidad, imponiendo medidas coercitivas con las que limitará drásticamente las libertades de las personas y los pueblos.

“Diariamente percibimos que se multiplican los ataques de aquellos que quieren destruir la base misma de la sociedad: la familia natural, el respeto a la vida humana, el amor a la patria, la libertad de educación y de negocios”, señaló Vigano. 

“Vemos a los jefes de las naciones y a los líderes religiosos complacientes con este suicidio de la cultura occidental y su alma cristiana, mientras que los derechos fundamentales de los ciudadanos y los creyentes son negados en nombre de una emergencia sanitaria que se revela cada vez más como instrumental para el establecimiento de una tiranía inhumana sin rostro”, agregó.

José Hermosa – BLes.com