Redacción BLes – El 30 de agosto, las autoridades de Nueva Zelanda reportaron la primera muerte de una persona que recibió la vacuna contra el virus PCCh (Partido Comunista chino), también llamado COVID-19, en el país.

Una paciente, cuya edad no fue revelada, sufrió complicaciones mortales luego de recibir la vacuna de Pfizer. La paciente desarrolló una miocarditis, que causó una inflamación del corazón, según Reuters.

“Este es el primer caso en Nueva Zelanda en el que una muerte en los días posteriores a la vacunación se relaciona con la vacuna COVID-19 de Pfizer”, dijeron en un comunicado obtenido por la agencia de noticias.

La miocarditis es una enfermedad que hace que el músculo del corazón se inflame, limitando la capacidad del órgano para bombear sangre y provocando latidos irregulares. Un estudio reciente sugirió en agosto que estos síntomas eran más comunes entre los receptores masculinos jóvenes.

El Ministerio de Salud de Israel publicó en junio otro estudio que sugería que los receptores masculinos jóvenes tenían una alta probabilidad de desarrollar una inflamación del corazón. Sin embargo, el 95 por ciento de las reacciones adversas fueron leves, según Reuters.

El país registró 275 casos de efectos secundarios entre 5 millones de personas vacunadas. Esto sugiere una tasa de frecuencia del 0,0055.

Pfizer reconoció que la miocarditis es un síntoma conocido, pero que es extremadamente infrecuente.

“Pfizer se toma muy en serio los acontecimientos adversos potencialmente asociados a nuestra vacuna”, dijo la compañía según la agencia de noticias. “Seguimos de cerca todos esos acontecimientos y recopilamos la información pertinente para compartirla con las autoridades reguladoras de todo el mundo”.

“Los beneficios de la vacunación con la vacuna COVID-19 de Pfizer siguen superando con creces el riesgo tanto de infección por COVID-19 como de efectos secundarios de la vacuna, incluida la miocarditis”, señaló el gigante farmacéutico.

Un panel independiente está investigando la seguridad de las vacunas, y afirma que la causa de la muerte de la mujer es rara.

Las vacunas de Pfizer/BioNTech, Janssen y AstraZeneca fueron aprobadas provisionalmente para su uso. Solamente la vacuna de Pfizer ha sido plenamente autorizada para su uso público.

El país está bloqueado desde que se notificó una infección local el 17 de agosto. Nueva Zelanda registraba 562 casos en el momento de la publicación.

Laura Enrione – BLes.com