Redacción BLes – Las sospechas acerca de la veracidad de la información que es emitida a través de las redes sociales lleva a que esta sea verificada, no obstante, luego de investigar a las entidades que adelantan la labor de verificación surgen dudas acerca de su imparcialidad.

Las fuentes de financiación

En particular, llama la atención el origen de los fondos para la financiación, como por ejemplo, la proveniente del magnate y especulador financiero George Soros.

Por una parte está la aparentemente independiente Red Internacional de Verificación de Datos (International Fact-Checking Network, IFCN), cuyos miembros determinan qué publicaciones son fidedignas y cuáles no, según RT.

La IFCN es parte del Instituto Poynter para Estudios Mediáticos y fue creada en el 2015. En los últimos años obtuvo dinero de Google, de la MacArthur Foundation, de Bill and Melinda Gates Foundation, de la Carnegie Foundation, de la Open Society Foundations [de George Soros] y de Omidyar Network, entre otras.

Estas dos últimas entidades le aportaron 1,3 millones de dólares durante el 2017.

Geoge Soros es conocido también por ser patrocinador de la campaña presidencial de Hillary Clinton, a la que donó 10,5 millones de dólares. En efecto, el triunfo de Donald Trump en 2016 le significó una pérdida de 1.000 millones de dólares en la bolsa de valores. 

Por otro lado, la Omidyar Network, de Pierre Omidyar, fundador de eBay, fundó un canal de televisión en Ucrania enfocado en la difusión del movimiento ‘Euromaidán’ que terminó con el derrocamiento del entonces presidente prorruso Víktor Yanukovich.

El Instituto Poynter también es subvencionado por la Agencia de EE. UU. para Medios Globales (USAGM, por su sigla en inglés), que controla medios como la Voz de América y Radio Free Europe.

Asimismo es financiada por organismos estatales estadounidenses.

Así verifica Facebook

Facebook utiliza unos 60 proyectos en casi todo el mundo bajo la estricta supervisión del Instituto Poynter, que deben adelantar los procesos de selección y cumplir las normas de “verificación de veracidad”, además de firmar el código de principios de la IFCN, obtener la certificación y aceptar las revisiones del mismo instituto.

En caso de que un contenido sea calificado como falso aparece en los últimos lugares lo que reduce significativamente sus lectores, esto es en el 80 por ciento aproximadamente.

Además puede ser que en los “Artículos Relacionados” un experto desmienta esos contenidos.

Si los autores son detectados como “reincidentes”, se les puede “quitar la capacidad para monetizar, anunciar y registrarse como páginas de noticias” en la red social, mientras los propios verificadores reciben dinero de Facebook por su trabajo.

Otro de los criterios está determinado por la idea de que si un sitio web depende principalmente de los enlaces de Facebook para conseguir espectadores, y no está obteniendo más enlaces de otras partes de la web – como Google, Reddit, Bing o Yahoo – eso es una señal de que el sitio web tiene poco contenido, según CNBC.

O, como dice Facebook, “esto puede ser una señal de que el dominio está teniendo éxito en News Feed de una manera que no refleja la autoridad que han construido fuera de él y que está produciendo contenido de baja calidad”, según el mismo medio.

Siendo así, está rastreando e indexando toda Internet para identificar sitios web que reciben una cantidad desproporcionada de su tráfico de la red social. Entonces reducirá la prominencia de los puestos de estos sitios.

Colaboradores del Instituto Poynter

Politifact es una entidad que actúa contra las ‘fake news’, en Facebook, y que también pertenece al Instituto Poynter.

Entre sus financiadores se cuentan The E.W. Scripps Company, la Fundación Ford, Democracy Fund [de la red de Pierre Omidyar] y Knight Foundation, que organiza programas educativos para periodistas.

La falsa “mentira del año”

En 2017, Politifact destacó como “mentira del año” la declaración del presidente Donald Trump de que la colusión con Rusia en la campaña de 2016 era inventada y una excusa de los demócratas para justificar su derrota.

Como ya se sabe por la investigación del Abogado Especial Mueller la pretendida colusión resultó falsa, es decir nunca existió la tal “mentira del año” declarada por Politifact.

A su vez, la revista The Weekly Standart verificó datos para IFCN entre el 2017 y el 2018, obteniendo colaboración del Instituto Poynter.

Una de las campañas de esta revista aseguró a sus lectores, por ejemplo, que el dictador iraquí Saddam Hussein tenía armas de destrucción masiva y cooperaba con Al Qaeda, y como ya se sabe no se encontraron tales armas en su país.

También verifican noticias en Facebook y han recibido financiación de entidades de Pierre Omidyar, Soros o el Gobierno de EE. UU.: Full Fact del Reino Unido, Rappler de Filipinas, África Check en Nigeria y La Silla Vacía en Colombia.

Por ejemplo, La Silla Vacía explica en su web que la empresa “nació con una donación de Open Society Foundations”, financiada por George Soros, “y con una inversión de la familia de la periodista y escritora colombiana Juanita León”.

Igualmente, Blogósfera Producciones, la dueña de La Silla Vacía obtuvo 41.000 dólares en el 2015 de Fundación Nacional para la Democracia (NED).

Por su parte la Agence France-Presse (AFP) verifica datos de Brasil, Canadá, Colombia, México, España, India, Indonesia, Kenia, Nigeria, Polonia, Sudáfrica, Senegal y Pakistán un segmento árabe de internet.

Esta Agencia trabajó con First Draft, una ONG apoyada económicamente por Facebook, Twitter, Google, la Open Society Foundations [de George Soros], Omidyar Network y la Fundación Ford, entre otros.

Resaltan por encima de los demás verificadores como realmente independientes los españoles Maldito Bulo y Newtral, el primero porque cuenta exclusivamente con colaboradores voluntarios y el segundo por aportes casi exclusivos de la periodista Ana Pastor.

José Hermosa – BLes.com

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.