El presidente de Estados Unidos Donald Trump realizó este miércoles una visita sorpresa a los soldados del país que se encuentran en Irak, en compañía de su esposa, Melania Trump.

Trump anunció que no tiene “absolutamente ningún plan” de retirarlos a los soldados de allí ya que Irak puede usarse como plataforma para lanzar ataques contra el grupo ISIS.

Es el primer viaje del Presidente a una región en guerra, y se realiza poco después de que anunció la retirada de las fuerzas estadounidenses apostadas en Siria.

Declaró que quiere que los militares que permanecen en Siria regresen a Estados Unidos, por lo que defendió su decisión de retirar sus soldados de allí. “Será una retirada fuerte, intencional, ordenada”, dijo el mandatario.

Añadió que desde el inicio de su presidencia “dije claramente que nuestra misión en Siria era privarle a ISIS de sus baluartes… Fuimos allá hace ocho años supuestamente por tres meses pero nunca nos fuimos. Ahora vamos a hacer las cosas bien y vamos a terminarlas”.

Argumentó que bajo su presidencia, Estados Unidos es respetado y que antes no lo era. “Señores, ya no somos los tontos”, dijo el mandatario añadiendo que “nuevamente somos respetados como nación”.

La presencia militar estadounidense en Siria nunca iba a ser “indefinida”, señaló Trump.

“Las demás naciones de esta región deben asumir su responsabilidad por su futuro”, dijo Trump.

En ese marco, Recep Tayyip Erdogan, presidente turco, ha prometido hacerse cargo de “cualquier residuo” del ISIS en Siria.

El presidente estadounidense Donald Trump y la primera dama Melania Trump saludan a soldados en la Base Aérea Al Asad en Irak el 26 de diciembre del 2018.
El presidente estadounidense Donald Trump y la primera dama Melania Trump saludan a soldados en la Base Aérea Al Asad en Irak el 26 de diciembre del 2018.

Estados Unidos puede atacar al ISIS “tan duro y tan rápido” que ellos “ni siquiera se darán cuenta de qué demonios ocurrió”, advirtió Trump, anteriormente en conversación con reporteros que viajaban con él.

La visita de Trump había estado sumida en el más estricto hermetismo. Air Force One viajó de noche desde Washington y aterrizó en una base aérea al oeste de Bagdad en medio de la oscuridad en la noche del miércoles.

Pasados 15 años desde la invasión del 2003, Estados Unidos mantiene en Irak más de 5.000 efectivos militares.

Con información de AP

Ir a la Portada BLes.com. 

Temas: Categorías: Mundo