Redacción BLes – El presidente de EE. UU., Donald Trump, expresó el lunes su deseo de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), encabezada por Arabia Saudita, no recortara la producción mundial y bajara más los precios.

“Ojalá Arabia Saudita y la OPEP no recorten la producción de petróleo. Los precios del crudo deberían estar mucho más bajos en base a la oferta”, escribió Trump en Twitter después de que la semana pasada Arabia Saudita declarara que la coalición petrolera consideraba reducir el bombeo de crudo tras detectar un desequilibrio en el mercado.

Por su parte, el ministro de Energía de Arabia Saudita, Khalid al-Falih, reiteraba poco antes de que el presidente Trump emitiera su mensaje, que la OPEP y sus aliados creían necesario acotar el suministro mundial en 2019 en torno a un millón de barriles por día (bpd) tras observar que se producirá una disminución en la demanda.

Falih, declaró en Abu Dabi durante un acto de la industria petrolera, que la medida se convierte en necesaria debido a que el pedido de los clientes de Arabia Saudita caerá de noviembre a diciembre en más de 500.000 bpd, de acuerdo a El Financiero.

“El consenso es que debemos hacer lo que sea necesario para equilibrar el mercado. Si eso significa recortar los suministros en un millón (bpd), lo haremos”, enfatizó.

Desde enero de 2017, tanto la OPEP como sus aliados decidieron no bajar la producción debido a la petición del presidente Donald Trump, quien exigió una reducción en los precios -a mayor producción precios más bajos- y que compensaran las pérdidas que provocarían las sanciones de Washington a Irán.

Desacuerdo entre dos de los tres principales productores mundiales

En este sentido, el ministro saudita se ratificó en su declaración, afirmando que las sanciones de EE. UU. no afectaron significativamente al mercado: “Las sanciones no eliminaron tanto del mercado como se anticipó”, precisó Falih.

Cabe mencionar que las sanciones eximieron a grandes importadores del petróleo iraní, bajo la promesa de que redujeran a cero sus compras en los próximos seis meses.

Asimismo, añadió que el estudio encargado por Riad sobre los efectos de una posible ruptura de la OPEP, anunciado por el Wall Street Journal la semana pasada, se trataba solo de un ejercicio de análisis de escenarios y que “no tiene contemplado eliminar la OPEP” porque es esencial para la estabilidad de los mercados petroleros.

En este marco, Vagit Alekperov, presidente de la petrolera rusa Lukoil aliada de la OPEP, advirtió que no existe la necesidad de los recortes propuestos por Arabia Saudita.

“No le veo el sentido a un recorte … Hasta ahora no veo ninguna necesidad para esto”, comentó a los medios congregados en Abu Dabi. 

A su vez, el ministro ruso de Energía, Alexander Novak, manifestó que prefería no “concentrarse sólo en la bajada de la producción” sino en estudiar como evoluciona el mercado. “Nuestro último objetivo es su estabilidad”, afirmó según AFP.

Arabia Saudita, Rusia, Kuwait e Irak aumentaron recientemente su producción de crudo, y Estados Unidos la del petróleo de esquisto. La decisión oficial sobre la disminución de la producción mundial de crudo se tomará en Viena el 5 de diciembre durante un encuentro que reunirá a la OPEP y a sus aliados, señaló el ministro saudita.