El pasado lunes, Yukon, un territorio silvestre, montañoso y escasamente poblado en el noroeste canadiense, se convirtió en noticia mundial debido al mortal ataque de un gigantesco Oso Grizzly.

Las víctimas fueron identificadas como Valérie Théorêt, de 37 años, y su hija Adele Roesholt de tan solo 10 meses de nacida. Todo inició cuando el esposo y padre de estas, Gjermund Roesholt, había salido del campamento en el que permanecían de vacaciones, para revisar las trampas que había puesto en las cercanías a su cabaña, según el relato en el periódico The Guardian.

Cuando el hombre regresaba de verificarlas, vio al enorme oso que se acercaba a él velozmente y alcanzó a dispararle, ocasionando su muerte. Sin embargo, cuando corrió a donde estaba su esposa e hija, ellas yacían tiradas en el suelo y sin vida. El oso las había atacado minutos antes.

Théorêt, era una maestra de francés en la escuela primaria Whitehors y estaba de licencia por maternidad cuando ocurrió la tragedia.

“Al regresar a la cabaña, encontró los cuerpos de su esposa e hija justo afuera de la cabaña”, declaró un funcionario de Yukon, confirmando el mortal ataque que ha conmocionado a toda la comunidad en la que residían el matrimonio y su hija.

“Es un gran, gran golpe. Todo el mundo está totalmente devastado en este momento”, declaró Rémy Beaupré a la cadena CBC. “Muchos de nuestros amigos se reúnen esta noche para llorar un poco y apoyarse unos a otros”, afirmó.

Aficionados a la caza y a la comercialización de pieles

El sitio web de la pareja describe a Roesholt como un guía de exteriores y consultor de mapas, y Théorêt, además de maestra, como diseñadora de productos de piel artesanal. Su hija recién nacida, Adele, también aparece en el sitio, envuelta en piel de zorro naranja. De ahí que la misma naturaleza a la que cazaban, se fue contra ellos generando el fatal desenlace.

Se estima que en territorio canadiense, viven 700 osos grizzly, pero también llama la atención que ataques como el que sufrió la familia el pasado lunes, no son habituales. El último había ocurrido en 2006.

Los osos grizzly se caracterizan por su enorme tamaño y se sabe que hibernan entre octubre y abril, pero dadas las condiciones calurosas del lugar, algunos deciden interrumpir su período de sueño y salir a recorrer. Por lo anterior, se han registrado varios avistamientos de esta especie en las últimas semanas.

La policía montada de Canadá aseguró que trabaja con los vecinos de la familia atacada por el oso, para llevarles ayuda psicológica luego del trágico suceso. De igual forma lo hacen con los alumnos de la fallecida maestra, para explicarles de forma profesional lo ocurrido y ayudarles a asimilar la pérdida.

A través de:  Bío Bío Chile

Suscríbete para recibir nuestras últimas noticias

Al enviar este formulario, acepto los términos.