Redacción BLes – Solo en julio, el régimen comunista chino negó a más de 2 millones y medio de ciudadanos, la posibilidad de comprar billetes de avión, anunció el Global Times propiedad del periódico oficial del Partido Comunista chino, Diario del Pueblo.

En su anuncio en las redes sociales, el régimen también se jactó de que otros 90.000 tampoco podrán viajar en tren de alta velocidad.

Estas prohibiciones las sufrieron ciudadanos -llamados por el gobierno chino como “entidades desacreditadas”- que perdieron puntos en el controversial -y para muchos orwelliano- “sistema de aceptación social” que busca implementar el gobierno comunista para 2020, en un intento por diseñar el comportamiento de la ciudadanía, de acuerdo a ABC.net.

[EE. UU. ADVIERTE QUE LA REPRESIÓN VIOLENTA CONTRA MANIFESTANTES PACÍFICOS EN HONG KONG ES “UN ERROR”]

Una persona nacionalizada china puede perder puntos de su “carnet de buen ciudadano” por criticar al gobierno, visitar webs no autorizadas o mantener contacto con un amigo al que le han dejado con baja puntuación, lo que puede conllevarle una serie de perjuicios entre los que se encuentra la restricción del acceso a Internet o la prohibición de que sus hijos estudien en escuelas de primer nivel.

Fuerzas del orden usan gafas de rastreo -con tecnología de reconocimiento facial- para detectar ciudadanos "de confianza" y "desobedientes".
Fuerzas del orden usan gafas de rastreo -con tecnología de reconocimiento facial-.

Durante las pruebas de 2018, los tribunales chinos ya negaron a los ciudadanos incluidos en “listas negras” por “delitos de crédito social” la posibilidad de viajar en avión 17,5 millones de veces, y de viajar en tren 5,5 millones de veces, según los datos del Centro Nacional de Información de Crédito Público citados por The Guardian en marzo de este año.

[DISNEY ENFRENTA BOICOT POR COMENTARIOS DE LA PROTAGONISTA DE MULAN A FAVOR DE LA REPRESIÓN POLICIAL EN HONG KONG]

Premiar a los “dignos de confianza” y castigar a los “desobedientes”

De acuerdo a un documento de 2014 del gobierno totalitarista chino, el objetivo de tan cuestionado sistema es “permitir que los dignos de confianza se muevan por todas partes bajo el cielo y dificultar que los desacreditados den un solo paso”, destacó The Guardian en ese entonces.

Sin embargo, los expertos temen que el “carnet de buen ciudadano” se use para someter a los ciudadanos y convertirlos en peones sumisos, por temor a enfrentar represalias.

Recreación sobre funcionamiento del rastreo que detecta a sujeto que pertenece a la "lista negra", arriba en el centro.
Recreación sobre funcionamiento del rastreo que detecta a sujeto que pertenece a la “lista negra”.

En este marco, el periodista Liu Hu, que escribe artículos donde expone la censura y la corrupción en China, denunció que ya ha sido arrestado y multado por su trabajo, según Wired.

Liu explicó que incluyeron su nombre en una lista de “personas deshonestas” que “no están cualificadas” para comprar un billete de avión, comprar una propiedad o pedir un préstamo.

“No había archivo, ni orden policial, ni notificación oficial previa. Me cortaron las cosas a las que una vez tuve derecho”, denunció Liu de acuerdo a The Globe and Mail. “Lo que realmente asusta es que no hay nada que puedas hacer al respecto. No puedes reportarte con nadie. Estás atrapado en medio de la nada”.

Analistas consideraron que estas prohibiciones y castigos no han hecho nada más que empezar, y que acabarán abarcando cada aspecto de la vida de los chinos.

Le puede interesar: “Esto es tan atroz, tan horrible, la humanidad no puede ser tan mala…”

videoinfo__video2.bles.com||1df94c986__

Temas: Categorías: Mundo