Redacción BLes – El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo el sábado que el Kremlin debería desempeñar un papel destacado en la música rap rusa y en la cultura juvenil, en lugar de intentar prohibirla.

Estas declaraciones se producen en relación con la reciente cancelación de varios conciertos de rap por parte de propietarios de locales y de las autoridades en toda Rusia, informó Reuters. 

El breve arresto de 12 días de un popular rapero llamado Husky ha abierto un debate en el país y ha generado malestar entre los jóvenes rusos, cada vez más aficionados a este estilo de música que nació en los Estados Unidos. 

Husky, que rapea en ruso y cuyas canciones a veces han criticado al gobierno, dijo que sus conciertos estaban bajo presión porque las autoridades se opusieron a las letras que consideraban ofensivas.

Después de que su concierto fue cancelado en Krasnodar, en el sur de Rusia, intentó actuar desde el techo de un automóvil, lo que llevó a su arresto por vandalismo.

En este contexto el presidente ruso, que fue informado de estas cancelaciones por su asesor Igor Matvienko, comentó durante una reunión en San Petersburgo dirigiéndose a este: “Usted dijo que el rap (se basa en) tres pilares: sexo, drogas y protestas. De todas estas, las drogas son las más preocupantes”, dijo Putin. “Son el camino hacia la degradación de una nación”, añadió según recogió Reuters. 

Putin aseguró que, en lugar de intentar prohibir la música rap, “debemos controlarla y dirigirla”, aseguró el mandatario ruso. “Cómo hacer esto, cómo hacerse cargo y guiar en la dirección necesaria (…) ese es el tema más importante”, añadió.

El rap es un tipo de música en el que las palabras no se cantan, sino que se hablan de forma rápida y rítmica. Las letras incluyen crítica social o lemas contra el orden moral o social establecido. 

Ir a la portada de BLes