Mientras los rescatistas continúan con las angustiosas labores para rescatar al menor, las autoridades españolas investigan si el hoyo profundo y angosto donde cayó el pequeño Julen la semana pasada fue cavado ilegalmente.

Sin ofrecer detalles la Guardia Civil continúa con su investigación. El pozo, que tenía como propósito hallar agua, carecía de la autorización correspondiente, informó la prensa española, incluido el periódico El País.

Le puede interesar: Los emotivos dibujos de Julen esperando a sus rescatadores protegido por su difunto hermano.

Hasta el momento no se ha logrado establecer contacto alguno con el pequeño Julen Rosello de dos años, quien cayó en el foso de 110 metros (360 pies) de profundidad el 13 de enero en una zona rural en el noreste de Málaga.

Dibujo de Julen junto a un minero que le rescata y su difunto hermano que le protege. LUCÍA LÓPEZ
Dibujo de Julen junto a un minero que le rescata y su difunto hermano que le protege. LUCÍA LÓPEZ

Por ahora, la única señal que han tenido los rescatistas del menor fue encontrar cabello con su ADN en el pozo.

Cuadrillas de rescate tratan de llegar a él cavando un ducto paralelo. Tras llegar a cierta profundidad bajarán mineros especializados para cavar un túnel horizontal hasta el lugar donde los rescatistas creen que se encuentra el pequeño.

Le puede interesar: Continúan los esfuerzos para rescatar a un niño que cayó en un pozo en España.

Se necesita más tiempo para que los ingenieros puedan ensanchar el ducto que han cavado, señalaron las autoridades de Málaga.

Una vez que los rescatistas comiencen a trabajar, calculan que necesitarán al menos entre 20 y 24 horas para cavar el túnel de cuatro metros.

Con información de AP

Ir a la portada de BLes

¿Conoces nuestro canal de Youtube? ¡Suscríbete!

Categorías: Mundo