Redacción BLes – El régimen comunista chino ha advertido a los manifestantes de Hong Kong que serán “castigados” por las manifestaciones que llevan sucediendo en la región desde hace dos meses.

“En cuanto a su castigo, es solo cuestión de tiempo”, dijo Yang Guang, portavoz de la Oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao, que informa directamente al gabinete de China según The Telegraph.

Pekín tampoco descarta una intervención militar y ya ha enviado más de 12.000 policías a la ciudad de Shenzhen, en la frontera con Hong Kong para realizar simulacros de control anti disturbios.

[EL RÉGIMEN CHINO DESAFÍA LAS SANCIONES DE EE. UU. Y CONTINÚA IMPORTANDO PETRÓLEO IRANÍ]

Las históricas protestas, que han movilizado a millones de personas, comenzaron hace dos meses luego que el gobierno de la región administrativa especial de Hong Kong propusiera un proyecto de ley, que permitiría a China continental buscar la extradición de sospechosos a territorio de la República Popular China.

Este proyecto de ley, ahora suspendido pero no retirado, ha generado temores generalizados de que el régimen comunista chino podría transferir a cualquiera a voluntad para ser juzgado en su opaco sistema legal, explica el Epoch Times.

Este anuncio del gobierno chino ha despertado temores en la comunidad internacional a poco más de un mes del 30 aniversario de la Masacre de Tiananmen, cuando el régimen comunista chino reprimió de manera sangrienta una manifestación de jóvenes estudiantes que protestaban contra la corrupción del gobierno del Partido Comunista Chino (PCCh). 

Hoy mismo, miles de profesionales legales de Hong Kong han organizado una marcha para presionar al Departamento de Justicia de la ciudad sobre lo que dicen que son procesamientos políticos de manifestantes, luego de que China dijo que el territorio enfrentaba su peor crisis desde que fue devuelto desde Gran Bretaña en 1997, informó The Guardian.

La represión policial de los manifestantes en Hong Kong se está recrudeciendo sin que el gobierno ceda a ninguna de las reivindicaciones propuestas: la retirada del proyecto de ley de extradición y la dimisión de la dirigente, Carrie Lam, directora ejecutiva de Hong Kong.

“Ni siquiera puedo contar cuántas veces he asistido a manifestaciones y protestas”, dijo Fergana Chung, de 29 años, a The Telegraph.

“Carrie Lam todavía nos está dando la misma respuesta. Hemos llegado al punto en que incluso las personas que no se preocupan por la política se dan cuenta de lo que está sucediendo en Hong Kong. A medida que más ciudadanos se unan a nosotros, espero que el gobierno no se escabulla más”, agregó. 

[“Las acciones del partido comunista chino son inaceptables”, dice funcionario estadounidense en referencia a la persecución religiosa]

El lunes 5 de agosto se produjo una escalada significativa de violencia y la policía disparó 800 rondas de gases lacrimógenos.

Como referencia, desde el inicio de las protestas la policía había disparado 1.000 rondas de gas lacrimógeno y 160 rondas de balas de goma.

Según la declaración conjunta chino-británica que se adoptó cuando Reino Unido devolvió Hong Kong a China, esta debería mantener un “alto grado de autonomía” a través de un poder judicial independiente, una prensa libre y una economía de mercado abierta, un marco conocido como “un país, dos sistemas”.

Sin embargo, a lo largo de los años, la influencia comunista china sobre Hong Kong ha crecido, con su gobierno y parlamento inclinados a favor de Beijing. La educación, las publicaciones y los medios de comunicación están cada vez más bajo presión.

Le puede interesar: Impactante informe sobre el macabro turismo de trasplantes en China

videoinfo__video2.bles.com||e7ab1c649__

Temas: Categorías: China Mundo