Ha pasado un mes desde que ardió por completo el techo de Notre-Dame, uno de los monumentos más emblemáticos de París. Emmanuel Macron, el presidente de Francia, ha prometido que la reconstrucción de la catedral se completará en cinco años. La incógnita gira en torno a cómo será esa reconstrucción.

El mundo se divide ahora entre los que quieren que la reconstrucción siga la estética gótica tradicional y entre los que prefieren que se haga algo innovador y novedoso. El primer ministro de Francia, Edouard Philippe, ha pedido, por ejemplo, que la nueva aguja estuviese “adaptada a las técnicas y a los desafíos de nuestra era”.

Primero, la firma francesa Studio NAB propuso un invernadero gigante en la cubierta del monumento. Otros han sugerido que se construya un parque, una terraza o incluso un bosque. Ahora, un grupo de arquitectos ha propuesto que se instale una piscina.

Ulf Mejergren Architects (UMA), con sede en Estocolmo, ha diseñado una piscina en forma de cruz que cubre todo el área del techo y que, además, está ‘custodiada’ por las estatuas de los 12 apóstoles que se salvaron del fuego.

“En nuestra opinión, una catedral no es una isla aislada en el tejido urbano. Pertenece a la ciudad y al pueblo”, dice UMA al respecto.

A través de 20 Minutos.

Ir a la portada de BLes.  

¿Conoces nuestro nuevo canal de Youtube? ¡Suscríbete haciendo click aquí

Categorías: Mundo

Video Destacados