Por José Raúl Rodríguez Rangel (*) para BLes.com

La deriva del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) hacia un movimiento vertical y antisistema se hace visible y clave a la hora de entender la connivencia de Pedro Sánchez con el Eje del Mal, donde conviven Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Para cada uno de estos Estados criminales La Moncloa ha tenido palabras de elogios y se ha esforzado por mantener un “diálogo” sobre derechos humanos y democracia con cada uno de ellos, que tomó cuerpo durante la visita del jefe del Gobierno español a Cuba los días 22 y 23 de noviembre último, donde no se reunió con líderes de la oposición cubana al neo-castrismo.

Esta política “muniquense”, a lo Neville Chamberlain, legitima la dictadura cubana y coloca a Pedro Sánchez entre el bando de los ilusos, los ineptos, o está en vía de suponer que los populismos de izquierdas también pueden, manus militaris, y dinero de por medio, convivir con la democracia: “somos el principal socio europeo de la Isla, con una cuota del mercado cubano cercana al 40 %”, dijo el presidente del Gobierno apenas desembarcó en La Habana.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el viceministro cubano de Relaciones Exteriores, Rogelio Sierra (d), llegando a la Plaza de la Revolución de La Habana, Cuba.

En caso que las tres cosas sean posible Sánchez se arriesga a quebrantar la unidad de España hacia lo interno y una pérdida considerable de credibilidad en el exterior, ya muy cuestionada durante el proceso de ruptura con Susana Díaz al frente del PSOE andaluz, cuando atiborró a la opinión pública con su insulsa consigna de “no es no”.

Este personaje ha transformado su formación ideológica en un movimiento “ultra” muy parecido a las formaciones gobernantes en el otrora bloque soviético, cuando el comunismo del siglo XX convenció a la izquierda que ese era el camino y reprimió y asesinó en nombre de la humanidad a millones en los Gulags, y se convirtió, sine qua non, en fuerza reaccionaria que arremetió contra los ciudadanos, en aquel mundo donde los partidos democráticos, hoy acusados de “fachas”, lograron sobrevivir y reconstruir el tejido social desde la pluralidad.

El PSOE-Partido, con estatutos, tradición, bases y un eje político conectado con la realidad, se ha convertido en un movimiento con miras a conceder y fortalecer la dictadura cubana a través de su gestión de gobierno.

Pedro Sánchez olvida que el nuevo proyecto constitucional que impulsa el “gobierno” cubano no es inclusivo, plural, y en consecuencia existe una real preocupación por parte del Parlamento Europeo de violación continua y verificada de los Derechos Civiles y Políticos del pueblo cubano, como deja bien claro la resolución adoptada por el Parlamento Europeo el pasado 15 de noviembre del 2018 con 325 votos a favor.

Que la Seguridad Hemisférica en América Latina está en peligro y asediada debido a la política violenta y expansiva promovida por la deriva tiránica de Estados que se han constituido en un Eje del Mal, cuyos protagonistas son Cuba, Venezuela y Nicaragua, declarados Estados criminales por 21 exjefes de Estado el pasado 23 de octubre del 2018 durante la sesión del III Diálogo Presidencial del grupo de la Iniciativa Democrática de España y Las Américas (IDEA).

Que en Carta promovida por el Observatorio Cubano de Derechos Humanos el 12 de noviembre de 2018, firmada por 21 líderes de organizaciones cubanas de oposición al neo-castrismo, la sociedad civil, e intelectuales y políticos de Europa y América del Norte, entre los que se encontraba Albert Rivera, líder de Ciudadano, y Guillermo Fariñas Hernández, al timón del Foro Antitotalitario Unido de Cuba (FANTU), se expone con claridad que el nuevo texto constitucional cubano alentado y promovido por el Partido Comunista de Cuba (único), no incluye el respeto a los derechos fundamentales, entre ellos la existencia de partidos políticos, la libertad de prensa, reunión y asociación.

Tampoco ha escuchado las voces dentro de España y en el Parlamento Europeo que expresan preocupación por lo que ocurre en Cuba.

Beatriz Becerra, vicepresidenta de la Subcomisión de Derechos humanos en Estrasburgo rememoró la resolución sobre la Isla que insta a las autoridades europeas y de los Estados miembros a reunirse con los opositores cubanos, en especial a los ganadores del premio Andrei Sájarov, entre ellos Berta Soler, al frente de las Damas de Blanco, o Guillermo Fariñas Hernández, Coordinador General del FANTU.

Damas de Blanco.

Esta resolución espera que se reconozca la existencia de una oposición política al “gobierno” de la Isla y se apoye su inclusión en el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación Cuba-Unión Europea.

Una de las voces más críticas es la de Rocío Monasterio, arquitecta hispano-cubana, militante de Vox, quien ha dicho sobre Cuba, “que en la Isla hay un régimen que esclaviza”, y “que la verdadera ayuda a los cubanos sería a través de Europa y Estados Unidos, que se unieran para hacer caer a un régimen que ha hecho mucho daño a los cubanos y a generaciones enteras”.

Pero eso tiene sin cuidado a Madrid, adonde fue invitado Joaquim “Quim” Torra Pla, presidente de la Generalidad Catalana, quien apareció luciendo lazo amarillo, símbolo de rebelión contra España: “No renuncio a ninguna fórmula para alcanzar la autodeterminación”, dijo Torra, y selló con eso al PSOE-Partido, juramentando el nuevo movimiento antisistema que encabeza Pedro Sánchez.

El presidente español Pedro Sánchez (i.) y el presidente de la Generalidad de Cataluña Joaquim «Quim» Torra Pla.

La autonomía catalana costó a España la independencia cubana, en su momento Práxedes Mateo Sagasta, presidente del Gobierno español dijo:” Si Cuba se ha perdido es en buena parte por el privilegio que hemos concedidos a los catalanes”.

También Pedro Sánchez otorgó ventaja a la dictadura neo-castrista de Miguel Díaz-Canel Bermúdez por una cuota de mercado del 40%.

Y esto ha supuesto que el PSOE-Movimiento por su apoyo a la dictadura cubana, el desempleo y la fuerte inmigración ilegal desde África y Medio Oriente, ha perdido 14 escaños en las elecciones autonómicas de Andalucía, haya quedado por primera vez, desde 1982, por debajo de la barrera del 30% en su feudo tradicional, donde Vox ganó 12 escaños en esa diputación y ahora suscita un peligro real la concertación con Ciudadanos y el PP, quienes desbancarían al “socialismo” español en su otrora vitrina.

(*) El autor es el representante del Foro Antitotalitario Unido de Cuba (FANTU) en América del Sur.

Ir a la portada de Bles.com.