El alemán Gustav Gerneth, considerado el hombre más anciano del mundo tras la muerte en enero del japonés Masazo Nonaka, tres meses mayor que él, murió en la noche del lunes (21.10.2019) en su casa de Havelberg, solo una semana después de cumplir 114 años, informan hoy los medios.

En su cumpleaños, que celebró rodeado de su familia y que contó con la presencia del alcalde de Havelberg, Bernd Poloski, Gerneth había dicho que tenía la intención de festejar en 2020 sus 115 años, escribe el diario local Volksstimme.

“No hay que sentarse sobre el trasero”

Preguntado por una receta para su longevidad, Gerneth subrayaba siempre la importancia de moverse. “No hay que sentarse sobre el trasero, eso te deja rígido”, dijo en su centenario; además le daba mucha importancia a una buena mantequilla y en su mesa no quería ver margarina, recuerda el periódico.

Era maquinista de profesión, sobrevivió dos contiendas mundiales, durante la II Guerra Mundial fue hecho prisionero y hasta su jubilación en 1972 trabajó en la central de gas en Havelberg, que cerró ese mismo año.

Su mujer, con la que se casó en 1930, murió en 1988, así como los tres hijos que tuvo con ella y una nieta, según la cadena regional mdr.

Fuente: DW

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Sigue leyendo:

Te puede interesar: El anciano que usó 9 pares de zapatos para caminar 2.000 km y transmitir un importante mensaje

videoinfo__video2.bles.com||29a92229b__

Categorías: Mundo

Querido Lector,

En BLes tenemos un sueño: revivir la honestidad y la verdad.

Actualmente en todo el mundo se está librando una batalla decisiva, y la gente del mundo está despertando ante la manipulación de la información, las censuras y las fake news.

Nuestros reportajes nunca son influenciados por el interés comercial o político. La prioridad de BLes ha sido siempre, desde de su fundación, reflexionar y reportar sobre política, economía, ciencia, salud y otros temas de actualidad siempre con honestidad y veracidad.

Así, BLes es parte de un cambio trascendental que atraviesa hoy la humanidad, emergiendo como una fuerza recta y virtuosa, guiada por los principios de Verdad, Benevolencia y Tolerancia.

El mundo está cambiando, los medios que no han hecho su trabajo profesionalmente e imparcialmente y se han dejado seducir por beneficios materiales o intereses personales, tendrán que desaparecer, porque el mundo ha despertado.

El periodismo tiene que volver a abrazar los valores, porque el mundo quiere la verdad.

Pronto podremos ver que el periodismo será respetado nuevamente. Se volverá creíble, reportará con veracidad y con rectitud. Somos uno de los pioneros de esta nueva manera de contar las noticias, con consciencia de un nuevo mundo basado en los valores.

Ayúdanos a hacerlo realidad. Apóyanos para continuar con esta misión.