- BLes - https://bles.com -

Theresa May se reunirá con el líder de la oposición para buscar un acuerdo de Brexit

LONDRES (AP) — La primera ministra británica, Theresa May [1], y el líder del principal partido de la oposición tenían previsto reunirse el miércoles para conversaciones sobre cómo poner fin al impasse generado por la salida del país de la Unión Europea, un inesperado giro de timón que causó indignación entre los partidarios del Brexit en el Partido Conservador.

El secretario británico para el Brexit, Stephen Barclay, dijo que el gobierno no fijaría condiciones previas para las negociaciones con el líder laborista, Jeremy Corbyn, pero que tampoco ofrecería un “cheque en blanco”.

“Tendrá que haber compromiso de todos los bandos”, dijo.

Tras varios intentos fallidos de que el Parlamento aprobara su plan de salida de la UE, la mandataria cambió radicalmente de estrategia el martes al anunciar que pediría un aplazamiento del Brexit y hablaría con la oposición para buscar un compromiso.

“El país necesita una solución, el país merece una solución, y estoy trabajando para encontrar una”, dijo May a los legisladores el miércoles.

Corbyn celebró la “disposición (de May) a comprometerse para resolver el bloqueo del Brexit” y dijo que esperaba la reunión más tarde en el día.

El intento de diálogo de la primera ministra pone a Gran Bretaña en la senda de un Brexit más suave que el que defendió desde que el país decidió abandonar la UE en junio de 2016. Los laboristas quieren permanecer en una unión aduanera con el bloque para garantizar un comercio sin obstáculos. May siempre lo ha descartado, afirmando que limitaría la capacidad del país de forjar una política comercial independiente.

Pero el acuerdo del gobierno con la UE ha sido rechazado tres veces por el Parlamento.

La “despiadada lógica” de que la cámara no haya aprobado ese texto es que Londres debe avanzar hacia una versión más suave del Brexit, dijo Barclay.

“La alternativa a eso es que no haya Brexit en absoluto y creo que eso sería muy dañino desde el punto de vista de la democracia”, dijo al comité parlamentario del Brexit.

El gobierno de May y su Partido Conservador están divididos entre los que quieren mantener estrechos lazos económicos con la UE y los defensores del divorcio de la UE, que dicen que Gran Bretaña debe conseguir una ruptura limpia para tomar el control de sus leyes y políticas comerciales.

Los partidarios del Brexit condenaron la nueva estrategia de May. El exsecretario de Exteriores Boris Johnson dijo que el Brexit “se está suavizando hasta la desintegración”.

El viceministro de Gales, Nigel Adams, renunció a su cargo y envió una carta a la primera ministra criticándola por buscar un acuerdo con “un marxista que nunca en su vida política ha puesto por delante los intereses británicos”, en referencia al izquierdista Corbyn.

“Está claro que ahora acabaremos en la unión aduanera. Ese no es el Brexit que se prometió a mis votantes”, escribió Adams.

May anunció el nuevo plan cuando quedaban apenas unos días para una brusca salida de la UE sin acuerdo. Eso supondría aranceles y otros obstáculos al comercio entre Gran Bretaña y el bloque, con el potencial de atascos en la frontera y desabastecimiento de comida.

Los líderes de los 27 países restantes de la UE han dado a Gran Bretaña hasta el 12 de abril para abandonar el bloque o dar con un nuevo plan, después de que los parlamentarios británicos rechazaran tres veces el acuerdo alcanzado el año pasado entre la UE y May.

La Cámara de los Comunes tampoco consiguió un apoyo mayoritario a ningún plan alternativo en dos días de votaciones con diferentes opciones.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, recibió con cautela el anuncio de May.

“Aunque después de hoy no sepamos cuál será el resultado final, seamos pacientes”, tuiteó, apuntando a que la UE esperará a que Gran Bretaña presente un plan claro.

El responsable de Brexit del Parlamento Europeo, Guy Verhofstadt, tuiteó “más vale tarde que nunca” sobre la iniciativa de May hacia un compromiso.

Por su parte, la portavoz de negocios del Partido Laborista, Rebecca Long-Bailey, sugirió que la oferta de diálogo de May llegaba con retraso, aunque añadió que la oposición iría a las negociaciones con la mente abierta.

“No estableceremos ninguna línea roja para estas conversaciones con la primera ministra”, dijo.

Ir a la portada de BLes [2]