La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, pedirá el martes a los legisladores inquietos que “mantengan la calma” mientras intenta cerrar el acuerdo de divorcio con la Unión Europea.

A 45 días del Brexit, May informará a la Cámara de los Comunes sobre el estado de las negociaciones un día antes de lo previsto para dar a los diputados más tiempo para “digerir” sus palabras antes de una serie de votaciones el jueves.

En extractos publicados antes de su intervención, May dice: “Las conversaciones están en una fase crucial. Ahora todos tenemos que calmar nuestros ánimos para obtener los cambios que esta Cámara ha requerido y tener el Brexit a tiempo”.

Algunos legisladores quieren aprovechar las votaciones para imponer condiciones al gobierno, evitar una salida “sin acuerdo” y orientar al Reino Unidos hacia una relación estrecha con la UE después de la salida.

La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, durante una reunión con su homólogo de Malta, Joseph Muscat, en el 10 de Downing Street, en Londres, el 11 de febrero de 2019. (Daniel Leal-Olivas/Pool Photo via AP)
La primera ministra de Gran Bretaña, Theresa May, durante una reunión con su homólogo de Malta, Joseph Muscat, en el 10 de Downing Street, en Londres, el 11 de febrero de 2019. (Daniel Leal-Olivas/Pool Photo via AP)

May intenta ganar tiempo

Según su oficina, la primera ministra dirá al parlamento que “las conversaciones están en una etapa crucial. Ahora todos debemos mantener la calma para conseguir los cambios que requiere esta cámara y consumar el Brexit en fecha”.

Está previsto que Gran Bretaña abandone oficialmente el bloque el próximo 29 de marzo. El mes pasado, el Parlamento rechazó el acuerdo alcanzado por May con Bruselas, debido en parte a un plan controvertido para mantener abierta la frontera entre la República de Irlanda, miembro de la UE, e Irlanda del Norte, que forma parte del Reino Unido.

La medida, conocida como “backstop” (salvaguarda), es un mecanismo que mantendría a Gran Bretaña en una unión aduanera con la UE y eliminaría la necesidad de controles en la frontera hasta que se apruebe una nueva relación comercial permanente.

Los legisladores partidarios del Brexit temen que Gran Bretaña quede atrapada en las regulaciones de la UE y no pueda realizar nuevos acuerdos alrededor del mundo.

May y otros ministros del gabinete mantienen conversaciones con altos funcionarios de la UE para tratar de extender los plazos o incluir una cláusula de finalización de la salvaguarda.

Los líderes de la UE insisten en que el acuerdo de salida es vinculante e inmodificable.

El principal negociador de la UE, Michel Barnier, dijo el lunes que “algo debe ceder” de parte de los británicos para realizar un Brexit en orden.

Fuente de información AP

Ir a la portada de BLes

Categorías: Mundo