Un profesor de secundaria de Virginia, Estados Unidos, resultó despedido el jueves por, presuntamente, haber cometido actos de maltrato sexual contra un estudiante, lo que marca la primera vez en el estado que un educador ha perdido su trabajo debido al uso que hizo de los pronombres biológicos para referirse a un estudiante.

La Junta Escolar de West Point votó por unanimidad 5-0 a favor de despedir a Peter Vlaming, quien enseña francés en la escuela, según el Richmond Times-Dispatch.

Vlaming, de 47 años, ha sido acusado de discriminación por no utilizar pronombres masculinos para referirse a una estudiante biológicamente femenina. El profesor no perjudicó intencionalmente al estudiante, sino que evitó el uso de cualquier pronombre al dirigirse o hablar al estudiante a fin de que su comportamiento fuera afín con su fe cristiana, reportó el Times-Dispatch.

“Me siento totalmente feliz de usar su nuevo nombre”, dijo Vlaming a WWBT, filial local de la NBC. “Me gusta evitar los pronombres femeninos para no ofender porque no estoy aquí para provocar… Pero no puedo referirme a una mujer como varón, y a un varón como mujer con una conciencia limpia y fe”.

Vlaming hizo algunas referencias a la estudiante como si se tratara de una mujer, según el Times-Dispatch. Pusieron bajo licencia administrativa remunerada al profesor en octubre.

El error de género se refiere al uso de pronombres biológicos para una persona transgénero, en lugar de los nuevos pronombres que concuerdan con la nueva identidad de género de la persona. El término “Deadnaming” se refiere al uso del “nombre muerto”, el nombre que la persona usó antes de la transición, para describir o dirigirse a una persona transgénero.

El hecho de que Vlaming evitara el uso de pronombres hizo que el estudiante transgénero se sintiera discriminado, según el informe.

“Esa discriminación conduce a la creación de un entorno de aprendizaje hostil. Y el estudiante había expresado eso. El padre había expresado eso”, explicó la superintendente de las escuelas de West Point, Laura Abel, según reportó el periódico. “Se sintieron ofendidos”.

A raíz de una queja sobre el comportamiento de Vlaming, los administradores de la escuela alegaron que Vlaming había transgredido las políticas de acoso y trato no discriminación de la escuela. “Se recomendó el despido del Sr. Vlaming debido a su insubordinación y a su reiterada negativa a cumplir con las directivas que le hicieron múltiples administradores de WPPS”, señaló Abel en una declaración.

Las políticas de la Escuela Secundaria West Point incluyen protecciones hacia las personas que se identifican como transgénero, pero no incluyen una disposición específica sobre el uso de pronombres.

“Uno de esos derechos que no puede ser restringido es el de ser libre y no poder ser obligado a hablar de algo que contradiga a su conciencia”, enunció el abogado de Vlaming, Shawn Voyles, según el periódico de Virginia.

Numerosos profesores y estudiantes han mostrado un gran apoyo a Vlaming, según el Times-Dispatch. Algunos plantearon preguntas sobre la imparcialidad del despido de Vlaming, aludiendo a una presunta violación de una política que no existe o que no está clara.

“Si no hay una política, ¿cómo pueden despedirlo?”, indicó Jennifer Haynes, madre de West Point High School, de acuerdo al Times-Dispatch.

Sin embargo, el incidente sucedido en el West Point High School no significó la primera vez que un maestro ha sido despedido por haber cometido un error de género con un estudiante.

El profesor de matemáticas Joshua Sutcliffe supuestamente dijo: “¡Bien hecho chicas!” a dos estudiantes -uno de los cuales era transgénero- en una escuela secundaria de Oxfordshire, en Inglaterra. Lo suspendieron durante seis semanas antes de ser despedido definitivamente por la ofensa, en diciembre de 2017. Poco después, Sutcliffe presentó una demanda.

Asimismo, la red social Twitter prohibió el uso de pronombres biológicos para referirse a personas transgénero, añadiendo una cláusula que prohibía la práctica a su política sobre conductas ofensivas en octubre. “El acoso selectivo o la expresión de odio hacia una persona, grupo o categoría protegida”, está prohibido, de acuerdo con la política de conducta aborrecible de Twitter.

Grace Karr

Artículo publicado originalmente en The Daily Signal. 

Ir a la portada BLes.com.