Entre la timidez de Kadiatu Massaquoi y el impulso de Hadiqa Bashir hay un nexo: la lucha activa contra los matrimonios forzados a los que aún se ven sometidas millones de pequeñas. Ambas han aterrizado en Madrid, España, la primera desde Sierra Leona de África Occidental y la segunda desde Pakistán de Asia del Sur, para denunciar una práctica que se da en sus países pero también en otros muchos lugares del mundo. Las suyas son historias de quien lo ha vivido en primera persona.

Con motivo este viernes del Día Internacional de la Niña, Kadiatu y Hadiqa han sido invitadas a participar en un encuentro que varias ONG han celebrado para hacer hincapié en la situación de violencia que sufren tantas menores y que tiene en los matrimonios infantiles una de sus principales manifestaciones. Amnistía Internacional, Save the Children, Entreculturas y Mundo Cooperante han dado voz a estas dos chicas de 17 años que han tenido que madurar demasiado pronto.

Esta joven encontró una tabla de salvación en Save the Children y su programa The right to be a girl, que involucra no solo a las niñas, sino también al entorno y a las autoridades en la erradicación de esta cruel costumbre. Así fue como se animó a trabajar para que lo que le había ocurrido a ella no volviera a pasar y para que a su hija, nacida de aquel primer parto, no le roben la infancia. “Quiero que se eduque. Me gustaría que tuviera una formación científica y que sea útil para la sociedad”, anhela. 

[“Matrimonios de placer”: Así ‘legaliza’ la prostitución infantil la ley islámica Sharia]

Kadiatu Massaquoi, de Sierra Leona, y Hadiqa Bashir, de Pakistán, dos jóvenes víctimas de matrimonios forzosos y activistas contra esta violación de los derechos humanos. JORGE PARÍS

Su batalla comenzó hace unos siete años, cuando rechazó la propuesta de compromiso de un taxista que su abuela había aprobado por ser “un buen acuerdo”. “Con once años me negué a casarme e inicié una lucha contra los matrimonios infantiles”, afirma Hadiqa.  

Había sido su tío quien le había hablado de los derechos humanos, le había dicho que no tenía por qué someterse a aquello y quien la ayudó a convencer al resto de la familia. Con ello consiguió paralizar su enlace, pero hacer entender a los suyos que desde ese momento se dedicaría a concienciar a la comunidad fue un proceso mucho más largo. “Al principio tienes a todo el mundo en contra. Los vecinos iban a casa a reclamarle a mi padre por qué estaba actuando así”, cuenta. 

[ESTREMECEDOR REPORTE DENUNCIA BOFETADAS Y BURLAS DURANTE EL PARTO EN CENTROS MÉDICOS DE 4 PAÍSES]

Ni aquellos obstáculos ni las amenazas de muerte que ha recibido la han hecho desistir y lo que empezó como una campaña puerta por puerta por Swat, su pueblo, hoy se ha convertido en un movimiento que la ha hecho merecedora de varios premios internacionales. Se siente orgullosa porque el mensaje va calando y ya hay mujeres de su círculo, incluida su abuela, que están interiorizando que ellas también tienen derechos. Su siguiente paso es prepararse para ser abogada y continuar con su labor desde instancias superiores. 

Kadiatu Massaquoi

Fuente: 20 minutos.

[descarga nuestra APP para recibir nuestro contenido destacado]

Sigue leyendo:

. “Matrimonios de placer”: Así ‘legaliza’ la prostitución infantil la ley islámica Sharia.

. Estremecedor reporte denuncia bofetadas y burlas durante el parto en centros médicos de 4 países.

. El hombre que asesinó a 4 policías en Francia tenía acceso a las identidades de agentes infiltrados y más información clasificada.

Te puede interesar: La agenda pedófila mundial

videoinfo__video2.bles.com||04123bb4f__

Categorías: Mundo