Redacción BLes – El medio The Times ha acusado al gigante tecnológico Google de lucrarse con la publicidad de anuncios de suplementos que se venden para ayudar en patologías de demencia. 

Según una investigación llevada a cabo por este medio, Google, el buscador más visitado del mundo, habría cobrado entre 1,3 y 4 dólares por clic en anuncios de suplementos para el cerebro que cuestan alrededor de 50 dólares al mes.

La acusación se produce solo una semana después de que la Unión Europea multara a Google con 1.720 millones de dólares por controlar la publicidad en línea.

Se descubrió que tenía un defecto en su sitio web de alojamiento de fotos que podía permitir a los piratas informáticos rastrear la historia de la ubicación y el círculo de amistad de alguien.

Según expertos consultados por The Times, estos suplementos no tendrían ningún aval de efectividad clínica para tratar enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer, que se consideran incurables. 

Un experto explicó que comercializar suplementos, en este caso unos batidos dietéticos, no probados como curas era “explotar a los vulnerables” que pueden estar desesperados por ayudarse a sí mismos o a sus seres queridos.

La Dra. Joanna Hellmuth, de la Universidad de California en San Francisco, escribió sobre los suplementos en un artículo de opinión en el Journal of American Medical Association el mes pasado y los llamó “pseudomedicina” afirmando que no hay suficientes estudios clínicos que prueben su efectividad.

¿Son efectivos los suplementos?

Es una tendencia reciente que cada vez más personas busquen alivio a sus dolencias en remedios tradicionales a base de ingredientes naturales, lo que ha supuesto una amenaza al monopolio de la salud que ostentan las grandes empresas farmacéuticas. 

En este sentido, ingredientes naturales como el aceite de coco virgen, son cada vez más utilizados en la dieta y muchas personas dan testimonio de los tremendos efectos beneficiosos que han experimentado, especialmente en patologías neurodegenerativas, como el Alzheimer. 

Si entramos en la página de PubMed, la Biblioteca Nacional de Medicina e Institutos Nacionales de Salud, y tecleamos en su campo de búsqueda: coconut oil (aceite de coco en inglés), encontraremos miles de enlaces a estudios y artículos de investigadores sobre las propiedades del aceite de coco. La gran mayoría de ellos lanzan conclusiones muy positivas y ninguna que muestre efectos adversos o perjudiciales de este producto.

Por el contrario, para que un medicamento sea considerado como adecuado para el tratamiento de una dolencia o enfermedad, la Administración de Alimento y Drogas (FDA por sus siglas en inglés) de EE. UU, exige únicamente dos estudios positivos.

De hecho, como ejemplo, el Vioxx, un medicamento para el tratamiento de la artritis fue aprobado por la FDA tras solo cuatro estudios publicados y no hubo ninguna reclamación de la comunidad científica pidiendo más evidencia. Sin embargo, este medicamento fue retirado del mercado en 2004 asociado a miles de ataques al corazón mortales.

Cabe destacar que las facultades de medicina y ciencias donde se investigan la mayoría de las enfermedades y sus posibles tratamientos son en su mayor parte financiadas por las grandes empresas farmacéuticas.

No es descabellado pensar que un suplemento que pueda ayudar en una enfermedad grave por 50 dólares al mes, pueda ser una seria amenaza a su monopolio, especialmente si se puede difundir a través de Google. 

Purga de páginas naturales y médicos naturistas

El pasado mes de julio Facebook borró de su plataforma 80 páginas de medicina holísitica y natural que suman un total de 40 millones de seguidores. Estas páginas tenían en común que, en su mayoría, ofrecían remedios homeopáticos naturales. 

Hay varios hechos coincidentes en el tiempo y relacionados por la temática que merece la pena señalar.

Sin salir del mundo de la medicina natural, en los dos últimos años, 91 médicos de medicina homeopática natural han muerto en extrañas circunstancias: asesinados, en accidentes o han cometido “suicidio”, según cuenta la periodista Lisa Haven en su canal de Youtube.

¿Ya te suscribiste a nuestro canal de Youtube BLes Mundo?

 

Ir a la portada de BLes.

Temas: Categorías: Mundo